Ciudad de México.- El Gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, aceptó hoy frente al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que se equivocó. El 17 de diciembre de 2019 dijo que no iba ni iría a las reuniones de seguridad. Su estado se volvió un infierno. Hoy ha doblado las manos y dijo que fue un error y que lo corregirá.

“Por eso mi cambio de postura, señor Presidente. Hay que decirlo porque también usted lo ha señalado. Es de sabios reconocer. Yo mencioné incluso en una entrevista que no asistía a las mesas de seguridad y que ni asistiría. Hoy, bueno desde el 5 de julio, cambié mi postura. Por supuesto reconozco que eso no le abonaba nada a la construcción de la paz”, dijo esta mañana.

En la conferencia que se ofreció un día antes de la declaración de Diego Sinhue, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, señaló que los gobernadores de Querétaro, Nayarit, Campeche, Coahuila, Guanajuato y Nuevo León eran los que menos asistían a las reuniones del Gabinete federal.

“Yo digo que es falsa esa información, porque aparece que tres veces he ido y yo no he ido a ni una, entonces son falsos los datos. No he estado ni iré a esas reuniones, aunque ya lo había dicho públicamente y lo vuelvo a repetir”, respondió, duro, el Gobernador en ese entonces.

“En las mesas de diario, estas que señala Durazo, son las que no he ido y falso que he ido a tres, yo sólo fui a la instalación de la primera”, agregó.

Hoy el discurso fue muy diferente, pues el mandatario de la entidad detalló que “a partir de esta fecha [5 de julio] hice un compromiso con el Secretario Luis Cresencio Sandoval de asistir diariamente a las mesas, incluidos sábados y domingos. Y no sólo, yo, también asiste el presidente del Tribunal de Justicia del Estado, lo cual habla de una disposición del Poder Judicial del estado por devolver la paz y la tranquilidad a los guanajuatenses”.

Desde Irapuato, Rodríguez Vallejo admitió que “Guanajuato enfrenta uno de los retos más importantes que es el devolverle la paz y la tranquilidad a los ciudadanos. Y nos queda claro que es a través del trabajo conjunto con el Gobierno federal como vamos a salir adelante”.

“Yo he ido trabajando de la mano con las fuerzas federales y hemos visto que en cuanto más unión, comunión hay entre estos tres niveles de Gobierno, más resultados se pueden dar en detenciones delincuenciales”, manifestó frente a los medios de comunicación.

Asimismo, aclaró que antes asistía a las mesas de seguridad sólo una vez a la semana, los lunes, pero que cambió su decisión después de una plática con el Secretario Durazo.

“Tomé la determinación de asistir todos los días, inclusive los sábados y domingos por una sencilla razón: creo que más allá de posturas políticas o defensas personales, está la seguridad de los guanajuatenses”, explicó.

En su oportunidad, el Presidente destacó el acto de rectificación del Gobernador. “Nosotros no podemos ser autocomplacientes, regodearnos en nuestras posturas cuando no son las mejores en beneficio de la colectividad. Entonces el hecho de rectificar y decir: ‘No era lo más adecuado y ahora vamos todos juntos’ es una muestra de mucha responsabilidad de parte del Gobernador”, consideró.

“Eso es lo que ahora estamos inaugurando: una nueva etapa en esta relación”, señaló.

Apenas el lunes pasado, el funcionario dio a conocer que no estaría presente en las reuniones que sostendría López Obrador en Guanajuato, Jalisco y Colima, algunos de los estados con mayores índices de violencia en el país.