Tabasco.- El gobernador Adán López Hernández informó este jueves 16 que a la fecha se han invertido dos mil millones de pesos para enfrentar la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El reporte de ese monto de inversión dado a conocer en entrevista radiofónica a nivel nacional significa que el Gobierno de Tabasco ha destinado en 24 días otros 700 millones de pesos de recursos estatales para rehabilitar y reconvertir espacios hospitalarios para la atención a pacientes con COVID-19.

En otra entrevista que concedió la mañana del 22 de junio a un noticiero televisivo nacional, López Hernández aseguró que la administración estatal había invertido más de mil 300 millones de pesos en reconvertir hospitales del sector Salud para la atención del COVID-19.

Ahora, el gobernador reitera que “nos preparamos, compramos ventiladores suficientes y el Gobierno Federal además nos apoyó a través del Insabi con otro número adicional de ventiladores”.

“Creo que estamos preparados para afrontar esta fase de hospitalización, que deriva en que los tabasqueños entendemos que hay que hospitalizarse tempranamente”, añadió.

López Hernández señaló que no se han escatimado recursos y que si bien la entidad ocupa el segundo lugar en cuanto al número de contagios confirmados y el quinto en casos activos, la administración estatal se mantiene ocupada y preocupada en garantizar la atención médica oportuna a los tabasqueños y salvaguardar su vida.

Destacó que se han adquirido más de 60 mil pruebas moleculares de diagnóstico tipo PCR. “Tabasco es el segundo Estado en aplicación de pruebas por cada mil habitantes. Nosotros traemos con dos millones 400 mil habitantes el doble de estudios aplicados que estados que tienen ocho millones de habitantes”, precisó.

Insistió en que, aunque la entidad tiene actualmente una tasa alta de ocupación hospitalaria no hay riesgo de saturación hospitalaria porque se ha venido ampliando la disponibilidad de camas para atender de manera oportuna y bajo los protocolos sanitarios a quienes padecen la enfermedad.

López Hernández confió en que la curva de la pandemia empiece a estabilizarse y precisó que el índice de letalidad está por debajo de la media nacional, lo cual ubica a la entidad en el séptimo lugar a nivel nacional.

“Está estable la curva de contagios y ahora lo que tenemos que cuidar es que efectivamente no llegue a desbordar el sector salud. Tenemos una reserva de camas suficientes y vamos a echar a andar este fin de semana más o menos cien camas entre hospitalarias y con ventiladores”, agregó.

Recordó que para frenar la dispersión del virus, la Secretaría de Salud con apoyo del Insabi estableció un programa piloto para albergar en hoteles o en refugios previamente establecidos en los municipios a pacientes positivos que no tienen la posibilidad de permanecer aislados en sus casas.

“Para evitar contagios familiares, estamos ofreciendo el aislamiento voluntario, es un programa que echamos a andar hace más o menos un mes y que nos está dando también resultados”, concluyó.