El presidente municipal Evodio Velázquez Aguirre respondió que la tregua que solicitó el arzobispo Carlos Garfias Merlo con los grupos delincuenciales, tiene que ser con todos los sectores de la población, porque “hay muchas cosas buenas que decir de Acapulco”.

Aprovechó el llamado del arzobispo e insistió en que era momento de hablar de lo bueno del municipio porque no merece que solamente se hable de lo malo. “Es un llamado para todos, no es una tregua a la delincuencia”.

Para ofrecer seguridad durante la Semana Santa, dijo que de nueva cuenta entrará la operación Neptuno que, aseguró, dejó saldo blanco en diciembre y que “con la fortaleza” que dará el Ejercito, la Marina, Policía Federal y estatal, “será mucho mejor. Está garantizado y blindado el periodo”.

Después de que se le preguntara si tiene alguna estrategia de seguridad, el alcalde dijo: “habrá cambios. Estamos resueltos. He dialogado con el secretario de la Defensa Nacional, de Marina, y estoy trabajando con los comandantes de las regiones”. Anunció que se reuniría con el gobernador Héctor Astudillo Flores esta tarde para ver el tema de seguridad y “vamos a dar la batalla con todos sus frentes”.

Entrevistado luego del informe que ofreció la presidenta del DIF, Perla Edith Martínez, este día, el alcalde recordó que a los constructores que se manifestaron está mañana los atendió el pasado 14 de enero en la sala de cabildo, donde pactaron que les adelantaría 20 millones de pesos pero este lunes, dijo el alcalde que tan sólo se generó una bolsa de 6 millones de pesos para que sean repartidos entre los constructores.

“Es algo que no estaba presupuestado, y que es un adeudo que se tiene desde el 2011. Parece que nosotros tenemos que dar la cara, y generamos una bolsa de 6 millones para adelantar. Pero ahora se pidieron los requisitos para liberar la bolsa, y se ha dado parcialmente. En sus asociaciones están inconformes y contra eso, no podemos hacer nada, el dinero que prometió el alcalde ahí está, lo que deben hacer ellos, es ponerse de acuerdo y determinar quienes cumplen los requisitos”, dijo.

Atajó que su gobierno no va aceptar chantajes y dijo que instruyó al secretario general, Daniel Meza Loeza, para que levante las denuncias ante los bloqueos. “No vamos a permitir ahora que se diga ‘somos otra parte, entonces, queremos otra parte de dinero’, porque no lo hay, en Acapulco no hay los recursos suficientes y menos para pagar deudas que con antelación otros gobiernos han adquirido”.