Palenque.- El Tren Maya “es un acto de reivindicación al sureste que ha sido saqueado por siglos”, afirmó esta tarde el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el inicio de las obras en el tramo 1 Palenque-Escárcega.

El mandatario pidió “no ver a Palenque, al sureste como tierra de conquista. No saquear, sino impulsar el desarrollo impulsando el medio ambiente”.

Sostuvo que, a pesar de la crisis económica, la política de austeridad permitirá pagar puntualmente a las empresas que construirán el tren y sostuvo que su interés por el desarrollo de la región, “no es porque sea un presidente del sureste, sino porque es una región abandonada, saqueada, se llevaban todo y no dejaban beneficios”.

López Obrador señaló que el Tren Maya será inaugurado hasta principios de 2024 cuando concluya la construcción de los mil 500 kilómetros.

Ejemplificó que mientras durante siglos se taló y explotó la caoba, ahora “en vez de cortarla, la sembramos. Se están cultivando 200 mil hectáreas de árboles maderables, lo que nunca de había hecho”.

Refirió que en Chiapas trabajan 80 mil campesinos en la siembra cedro y caoba para devolverle la riqueza que se le ha quitado a esta región y cuidar el medio ambiente”

“Vamos a impulsar mucho el Tren Maya porque también significa crear empleos, 20 mil en este tramo. Es una obra importante para el desarrollo integral del sureste”, agregó.

Antes, el representante del consorcio Mota-Engil –a cargo de este tramo- Joao Barreira sostuvo que el tren representa “un acto fundamental de justicia por el sureste, porque esta obra es eminentemente social”.

Comprometió que el proyecto respetará a las comunidades y al medio ambiente, dará empleo permanente y permitirá a las personas crecer en su lugar de origen.

“La sola rentabilidad social justificará esta gran cruzada por el sureste. El Tren Maya llega cuando más se necesita y más empleos se requieren . Entregaremos una obra de calidad, en tiempo, forma y costo como nos solicitó”, dijo.

Con información de La Jornada