México.-Este 11 de marzo, el Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió a favor del gobierno del presidente Donald Trump para que siga ejecutando el programa “Permanezcan en México”, el cual obliga a los solicitantes de asilo de la frontera sur aguardar en territorio azteca mientras procede el trámite.

Del grupo, solo la jueza Sonia Sotomayor fue la única en pronunciarse en contra de la medida.

Hace una semana, un tribunal de apelaciones de San francisco (California), ordenó aplicar un bloqueo a la política, una decisión que se suspendió horas después mientras daba tiempo al Ejecutivo a responder sobre el hecho.

La política migratoria de Trump es uno de los puntos más polémicos de su mandato. Desde su candidatura, sus promesas de limitar los ingresos de migrantes indocumentados, así como la construcción de un muro en la frontera sur, alimentaron su leyenda de político anti-migrantes.

Ante el anuncio del tribunal de apelaciones, el gobierno del republicano apuntó hacia el Tribunal Supremo, el cual dejó a un lado los posibles bloqueos tanto en California como en Arizona.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, limitar el programa causaría problemas de seguridad nacional, pues, a su juicio, «más de 25.000 extranjeros que ahora están esperando en México se apresurarían inmediatamente a entrar en Estados Unidos».

Noel Francisco, abogado de la administración de Trump, aseguró que «una oleada de esa magnitud impondría una carga extraordinaria a Estados Unidos y dañaría nuestras relaciones diplomáticas con el gobierno de México», alertó el abogado del Gobierno, Noel Francisco, en su petición al Supremo.

Aun con su postura, el pronunciamiento del Tribunal Supremo no funcionó como recurso contra la decisión del tribunal de apelaciones. El mismo sirve de intervención ante el posible bloqueo en las entidades mencionadas.