Ciudad de México.- El gobierno de Donald Trump destinará 47 millones de dólares, equivalente a poco más de mil millones de pesos, en 2021 para entrenar y equipar a agencias de seguridad y policías mexicanas en el combate contra el narcotráfico.

El presupuesto del próximo año para la estrategia antinarcóticos de la Oficina de la Casa Blanca para la Política Nacional de Control de Drogas contempla el financiamiento de una decena de programas de asistencia policiaca, militar y técnica para que la administración de Andrés Manuel López Obrador “interrumpa las actividades de organizaciones criminales trasnacionales y reducir la producción y tráfico de heroína, fentanilo, metanfetamina y otras drogas ilícitas, incluidos los opioides sintéticos”.

El proyecto, actualmente bajo revisión en el Congreso de Estados Unidos, detalla que estos fondos servirán para “entrenar y equipar” a las agencias mexicanas de seguridad, así como para “identificar y desmantelar” laboratorios clandestinos de drogas.

También plantea que los fondos servirán para ayudar a las policías y los cuerpos de seguridad mexicanos para interrumpir la producción de drogas, incluso mediante la mejora de la erradicación de plantíos de amapola y la intercepción de precursores químicos utilizados para fabricar fentanilo y otras drogas sintéticas, provenientes principalmente de Asia.

Se planea, entre otras cosas, fortalecer la seguridad en las fronteras y los puertos de entrada mexicanos, por lo que la solicitud del año fiscal 2021 busca ampliar y mejorar las capacidades biométricas de México a fin de “compartir información entre la policía, el Ejército y los oficiales migratorios”, así como con funcionarios estadunidenses para desmantelar a los cárteles.

El monto solicitado para apoyar a México contrasta con el solicitado para Colombia, país para el cual el documento contempla un presupuesto de 204 millones de dólares, es decir, cuatro veces más que lo que se piensa destinar para nuestro país.

Recursos a fuerzas especiales

En otros gastos contemplados dentro de la estrategia nacional para el control de drogas para 2021 referentes a México está dotar con 1.5 millones de dólares a las Fuerzas Especiales Organizadas para la Aplicación de Drogas para perseguir a los cárteles en la frontera.

Así como 94.9 millones de dólares solicitados por la Oficina del Fiscal de Estados Unidos para apoyar en investigaciones y enjuiciamientos relacionados con drogas. “Dirigirse a fuentes de suministro extranjeras ha llevado a procesamientos de miembros de cárteles mexicanos”, se explica en el apartado.

En el texto se establece que México sigue siendo “la principal fuente de heroína consumida en Estados Unidos” y además “es un socio estratégico para abordar la proliferación global de drogas sintéticas”.

Según las autoridades estadunidenses, hubo más de 28 mil muertes por sobredosis en Estados Unidos por opioides sintéticos en 2017, entre los que se incluye el fentanilo ilícito, a menudo mezclado con heroína o cocaína, principalmente contrabandeados a través de la frontera por los cárteles mexicanos.

El objetivo estratégico de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley dependiente del Departamento de Estado es reducir las amenazas de seguridad nacional a Estados Unidos planteadas por los grupos delictivos “que trafican drogas ilícitas, socavan la seguridad fronteriza y alimentan la corrupción”.

De acuerdo con el escrito difundido en semanas recientes, la solicitud de asistencia de Estados Unidos para el año fiscal 2021 respalda la asociación de aquel país con México para detener la crisis de los opioides que atraviesan y que ha dejado más muertos que la guerra de Vietnam.

El gobierno de Donald Trump destinará 47 millones de dólares, equivalente a poco más de mil millones de pesos, en 2021 para entrenar y equipar a agencias de seguridad y policías mexicanas en el combate contra el narcotráfico.

El presupuesto del próximo año para la estrategia antinarcóticos de la Oficina de la Casa Blanca para la Política Nacional de Control de Drogas contempla el financiamiento de una decena de programas de asistencia policiaca, militar y técnica para que la administración de Andrés Manuel López Obrador “interrumpa las actividades de organizaciones criminales trasnacionales y reducir la producción y tráfico de heroína, fentanilo, metanfetamina y otras drogas ilícitas, incluidos los opioides sintéticos”.

El proyecto, actualmente bajo revisión en el Congreso de Estados Unidos, detalla que estos fondos servirán para “entrenar y equipar” a las agencias mexicanas de seguridad, así como para “identificar y desmantelar” laboratorios clandestinos de drogas.

También plantea que los fondos servirán para ayudar a las policías y los cuerpos de seguridad mexicanos para interrumpir la producción de drogas, incluso mediante la mejora de la erradicación de plantíos de amapola y la intercepción de precursores químicos utilizados para fabricar fentanilo y otras drogas sintéticas, provenientes principalmente de Asia.

Se planea, entre otras cosas, fortalecer la seguridad en las fronteras y los puertos de entrada mexicanos, por lo que la solicitud del año fiscal 2021 busca ampliar y mejorar las capacidades biométricas de México a fin de “compartir información entre la policía, el Ejército y los oficiales migratorios”, así como con funcionarios estadunidenses para desmantelar a los cárteles.

El monto solicitado para apoyar a México contrasta con el solicitado para Colombia, país para el cual el documento contempla un presupuesto de 204 millones de dólares, es decir, cuatro veces más que lo que se piensa destinar para nuestro país.