Ciudad de México.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declarará este jueves la epidemia de muertes por sobredosis de heroína y opiáceos como emergencia de salud pública en aquel país, según informaron altos funcionarios de su administración bajo condición de anonimato, a la agencia alemana DPA.

En aquel país muere una media de 91 personas al día por sobredosis de opiáceos, según los datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Las cifras indican, que por ejemplo, en el año 2015 murieron 52 mil estadounidenses por sobredosis: 20 mil por consumir por opiáceos y casi 12 mil 900 por heroína.

Además, las personas que fallecieron por consumir heroína es casi cuatro veces mayor que la de cinco años antes. Un estudio publicado por el diario The New York Times en junio pasado, cifra en más de 59 mil las muertes por sobredosis durante el 2016.

Nunca en la historia de aquel país se ha hecho una declaración de emergencia de salud pública nacional por el uso de drogas, y la que hará Trump tendrá una duración de 90 días y podrá ir siendo renovada por otros 90 días hasta el que presidente diga, indicó DPA.

Según este medio, Trump optó por la vía sanitaria para una declaración de emergencia nacional que anunció que haría la semana pasada. Esta sería una medida de menor alcance de lo que se esperaba, en base a las declaraciones que ha ido haciendo en los últimos meses, que en marzo pasado creó una comisión sobre opiáceos.

DPA indica que Trump hará el anuncio la tarde de este jueves en la Casa Blanca, sin embargo, la declaración formal la hará el Departamento de Salud en base a la ley del Servicio de Salud Pública.

La medida, según indicó la agencia alemana, permitirá focalizar los recursos existentes en zonas concretas, además de que flexibilizará leyes y regulaciones para abordar con premura el problema pero no llevará aparejados fondos adicionales.

DPA recordó que mandatario tenía la posibilidad de una declaración de emergencia nacional sobre la ley, que sirve para ello, en caso de atentado terrorista o catástrofe natural, lo que habría permitido el uso de fondos de FEMA, la agencia federal de gestión de emergencias, no obstante, finalmente no optó por ella.

La agencia recordó que los cárteles mexicanos son los principales suministradores de drogas en Estados Unidos, según volvió a confirmar la Administración Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), en su informe anual. Más del 90 por ciento de la heroína incautada en 2015 y analizada por la agencia procedía de México.