México.- El presidente estadunidense. Donald Trump, dijo en un discurso televisado a nivel nacional que la frontera con México se encuentra en profunda crisis y por lo tanto, el Congreso debe aprobar su proyecto de edificar el tan anhelado muro y así poner fin al cierre parcial del gobierno que este martes cumplió 18 días.

Aseguró que el problemas de drogas y de personas ilegales que atraviesan la frontera han llevado miles de muertes y otros males al país.

"Los oficiales hicieron 260 mil arrestos de migrantes ilegales y más de 4 mil asesinatos violentos y es culpa de los que han entrado de forma ilegal al país", dijo el presidente Trump.

"Los niños son las víctimas de de este ciclo del sufrimiento humano, es por ello que mi administración está decidida a detener a los contrabandistas de drogas y personas", agregó el presidente.

"Cuánta más sangre de estadunidenses debemos derramar para poder detener esta crisis", acotó.

Trump traza desde hace varios días un panorama sombrío de una "crisis de seguridad nacional" en la frontera con México ante el flujo de migrantes, mientras sus opositores denuncian sin descanso una mala maniobra política por su voluntad de mantener una promesa de campaña.

El presidente estadunidense, Donald Trump, dijo en un discurso televisado a nivel nacional que la frontera con México se encuentra en profunda crisis y por lo tanto, el Congreso debe aprobar su proyecto de edificar el tan anhelado muro y así poner fin al cierre parcial del gobierno que este martes cumplió 18 días.

Aseguró que el problemas de drogas y de personas ilegales que atraviesan la frontera han llevado miles de muertes y otros males al país.

"Los oficiales hicieron 260 mil arrestos de migrantes ilegales y más de 4 mil asesinatos violentos y es culpa de los que han entrado de forma ilegal al país", dijo el presidente Trump.

"Los niños son las víctimas de de este ciclo del sufrimiento humano, es por ello que mi administración está decidida a detener a los contrabandistas de drogas y personas", agregó el presidente.

"Cuánta más sangre de estadunidenses debemos derramar para poder detener esta crisis", acotó.

Trump traza desde hace varios días un panorama sombrío de una "crisis de seguridad nacional" en la frontera con México ante el flujo de migrantes, mientras sus opositores denuncian sin descanso una mala maniobra política por su voluntad de mantener una promesa de campaña.