México.- En un nuevo conflicto por el tema del acero, Estados Unidos (EU) encontró evidencia de que diversas estructuras metálicas procedentes de México y China entran al mercado estadounidense con un precio menor al real por lo que anunciaron que comenzarán con el cobro de depósitos a esas importaciones.

Para proteger a la industria estadounidense de esa supuesta práctica comercial desleal, a los chinos se les impondrá una cuota preliminar de 32.6% y a los mexicanos de 13.6% sobre el precio del producto declarado en aduanas, sanción que se ratificará o desechará cuando se haga público el fallo final el 19 de noviembre de 2019.

Esta sanción afectará a empresas exportadoras de ángulos, columnas, vigas, placas, bridas, canales, estructuras huecas, placas base, entre otros productos.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos determinó este lunes que existen motivos suficientes para imponer aranceles al acero estructural fabricado en México y en China, y descartó autorizar gravámenes para el mismo material hecho en Canadá.

"En las investigaciones de China y México, Comercio hizo determinaciones afirmativas, encontrando que los exportadores recibían subsidios sujetos a derechos compensatorios. (...) En la de Canadá, hizo una determinación negativa al encontrar que los exportadores recibían subsidios sujetos a derechos compensatorios a niveles mínimos", apuntó en un comunicado.

En 2018, las importaciones de acero estructural fabricado de Canadá, China y México se valoraron en un estimado de 722,5 millones de dólares, 897,5 millones y 622,4 millones, respectivamente.

El anuncio de estas medidas llegan en un momento en el que EE.UU. y China han acordado volver a negociar sobre la guerra comercial que mantienen ambos países y después de que el Congreso de México haya aprobado el acuerdo T-MEC con Washington y Ottawa.