Agencias de inteligencia estadounidense lanzaron advertencias clasificadas en enero y febrero sobre el riesgo global que representaba el coronavirus, mientras el Presidente Donald Trump y legisladores minimizaban la amenaza y fallaban en tomar acciones que podrían haber frenado la propagación del patógeno, de acuerdo con funcionarios con conocimiento del reporte de inteligencia.

El informe, citado por el diario The Washington Post, no predecía cuándo llegaría el virus a las costas de EU ni recomendaba acciones particulares que debían tomar los funcionarios de salud pública, asuntos fuera del alcance de las agencias de inteligencia. Pero sí rastreaba la propagación del virus en China, y luego en otros países, y advertía que el Gobierno chino parecía estar minimizando la severidad del brote.

Tomados en conjunto, los reportes y las advertencias dibujaban una imagen temprana de un virus que mostraba las características de una pandemia que rodeaba al mundo y que requería que los Gobiernos tomaran acciones prontas para contenerla.

Pero pese al constante flujo de reportes, Trump continuaba minimizando, en público y en privado, la amenaza que representaba el virus para los estadounidenses. Los legisladores tampoco se tomaron en serio el virus sino hasta este mes, ya cuando funcionarios batallan para mantener a los ciudadanos dentro de sus casas, y los hospitales se preparan para un incremento en los pacientes que padecen el Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

Las agencias de inteligencia "han estado advirtiendo de esto desde enero", dijo un funcionario estadounidense que tuvo acceso a reportes de inteligencia que fueron difundidos a miembros del Congreso y su personal así como a funcionarios de la Administración de Trump.