México.-El miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca a su homólogo de Finlandia, Sauli Niinistö, donde la prensa presenció un bochornoso momento para el mandatario estadounidense.

Durante un pronunciamiento ante los medios de comunicación, el presidente finlandés le pidió a Trump que no lo tocara, ante lo cual, el político republicano intentó hacer pasar como desapercibida la advertencia.

Ambos jefes de Estado yacían sentados en la Oficina Oval cuando un reportero preguntó a Donald Trump qué podría aprender Estados Unidos de Finlandia, al ser este último el país más feliz del mundo.

El líder estadounidense extendió su brazo derecho y tocó la rodilla izquierda de Niinistö, quien de inmediato levantó su mano en señal de alto, al tiempo que murmuró lo que pareció ser un “no toque”.

Tras el episodio, Trump expresó que “Finlandia es un país feliz y él (Niinistö) también es un líder feliz”.

A decir de tuiteros, el acercarse de tal forma a un finlandés, sin ser personas cercanas, es considerado una falta de respeto.

Durante su estancia en Estados Unidos, el presidente finlandés expresó a Trump que “aquí tiene una gran democracia, continúe”.