México.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominó este jueves a Jerome Powell para conducir la Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense, en substitución de Janet Yellen, cuyo mandato finaliza en febrero.

Powell, de 64 años y ya integrante del directorio de la Reserva Federal, es un republicano, abogado y ex banquero y su nominación para conducir la entidad representa la continuidad de la actual política monetaria estadounidense.

Su nombre aún deberá ser confirmado por el Senado.

Considerado un republicano moderado, Powell tiene una larga experiencia en la Reserva Federal, ya que fue uno de los hombres más allegados al exdirector Ben Bernanke.

"Si el Senado me confirma haré todo lo que está en nuestro poder para alcanzar los objetivos de estabilidad de precios y pleno empleo", prometió.

Trump decidió no volver a nominar a la saliente presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, quien guió la política monetaria de la mayor economía mundial durante cuatro años.

Powell, de 64 años es un republicano, abogado y ex banquero y su nominación para conducir la entidad representa la continuidad de la actual política monetaria estadounidense.

Powell fue uno de los hombres más allegados al ex presidente de la Fed Ben Bernanke. Además, tuvo una excelente convivencia profesional con Yellen, una demócrata que llegó a conducir la Reserva Federal impulsada por el entonces presidente Barack Obama.

Al presentarlo en público, Trump recordó que para cada cargo que ocupó en la Reserva Federal su nombre fue aprobado en tiempo récord con apoyo de los dos partidos. "Eso es inusual", comentó.

Powell, dijo Trump, "es fuerte, es dedicado y es inteligente. Y si es confirmado por el Senado, 'Jay' pondrá su talento y experiencia a trabajar para conducir un banco central independiente".

Para el presidente, Powell es un "constructor de consensos" y esa característica será crucial para su desempeño.

Powell es partidario de las ideas del gobierno estadounidense de reducir las reglamentaciones, pero también apoya el gradualismo de política monetaria de la Fed de Yellen lo cual, a su vez, está en línea con el deseo de Trump de mantener bajos los tipos de interés.

Trump es el primer presidente en casi 40 años que no mantiene en el cargo al jefe de la Fed designado por el gobierno previo.