México.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó este viernes que está estudiando “en serio” la posibilidad de enviar a indocumentados detenidos por las autoridades a las llamadas “ciudades santuario“, localidades generalmente lideradas por demócratas que no destinan recursos a perseguir a inmigrantes.

Debido al hecho de que los demócratas no quieren cambiar nuestras tan peligrosas leyes de inmigración, estamos en efecto, como se ha informado, considerando en serio (la idea de) colocar a inmigrantes indocumentados solo en las ciudades santuario”, escribió Trump en Twitter.

La Izquierda Radical siempre parece tener una política de Fronteras Abiertas y Brazos Abiertos, ¡así que seguro que esto les hace muy felices!”, agregó.

El tuit de Trump llegó horas después de que el diario The Washington Post informara de ese plan y que la Casa Blanca asegurara que esa idea estaba descartada.

"Esta fue solamente una propuesta que se hizo y se rechazó, lo cual zanjó cualquier debate posterior”, afirmó la Casa Blanca en un comunicado a última hora del jueves.

El plan, según The Washington Post, consistiría en transportar a los inmigrantes bajo custodia de las agencias migratorias a las ciudades o circunscripciones santuario, que optan por proteger a los indocumentados y se niegan a informar a las autoridades federales del estatus legal de las personas arrestadas.

Esa idea se estudió tanto en noviembre como en febrero, y la Casa Blanca argumentó ante el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) que su intención era tanto aliviar el problema de falta de espacio en los centros de detención, como enviar un mensaje a los demócratas.

En noviembre, ante la llegada de una caravana de centroamericanos a la frontera, la Casa Blanca propuso en un correo electrónico arrestar a esos indocumentados en la frontera y después enviarlos en autobús a “ciudades santuario pequeñas y medianas”.

Cuando la Casa Blanca insistió en el plan el pasado febrero, el ICE, encargado de la detención y deportación de indocumentados dentro del país, la rechazó como inadecuada por problemas presupuestarios y de imagen pública, según el Post.