Los restos de 32 de las víctimas extranjeras del ataque perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en una playa de Sousse, en la costa este de Túnez, han sido repatriados, anunció hoy el Ministerio tunecino de Salud.

La repatriación de los cuerpos, que inició el pasado miércoles, fue anunciada este viernes, cuando se llevó a cabo una ceremonia en la playa de Sousse para recordar a las 38 personas que murieron en el ataque ocurrido hace una semana.

El primer ministro de Túnez, Mohamed Beji Caid Essebsi, y otros ministros del gobierno, así como diplomáticos y turistas se reunieron en la playa para honrar con un minuto de silencio la memoria de las víctimas de uno de los ataques más graves en la historia del país.

Los asistentes a la ceremonia, incluido el embajador británico Hamish Cowell, depositaron flores en la arena y una placa conmemorativa por las víctimas que se desveló durante el mismo acto.

El ataque se registró el pasado 26 de junio, cuando un hombre armado, identificado como Seifeddine Rezgui, abrió fuego de manera indiscriminada contra decenas de turistas -la mayoría británicos- que se asoleaban en la playa frente al hotel Imperial Marhaba.

Un total de 38 personas perdieron la vida y otras 39 resultaron heridas por los disparos de Rezgui, quien fue abatido por las fuerzas de seguridad tunecinas en la zona del ataque, reivindicado más tarde por el EI.

El Ministerio de Salud indicó en un comunicado que desde el pasado miércoles y hasta este día se han repatriado los restos de 32 turistas extranjeros, de ellos 25 británicos, tres irlandeses, dos alemanes, un belga y un portugués.

Señaló que las operaciones de repatriación se han realizado en presencia de las autoridades de seguridad, de representantes de los países afectados y familiares de las víctimas, de acuerdo con despachos de la agencia tunecina de noticias TAP.

Agregó que todas las personas que sufrieron lesiones en el ataque han abandonado ya el hospital, con excepción de un ciudadano ruso quien permanece bajo observación médica.

Las autoridades tunecinas informaron la víspera que habían descubierto toda una red detrás del ataque terrorista y que arrestó a ocho personas, entre ellos una mujer, con “enlaces directos”.

La seguridad se ha intensificado en las playas tunecinas, con el despliegue de cientos de agentes armados, sin embargo miles de turistas ya han abandonado el país debido al temor de ser atacados.

Notimex