México.- La tragedia del joven que falleció el pasado 1 de septiembre en los canales de la alcaldía de Xochimilco, Ciudad de México, ha afectado fuertemente a los trabajadores de los siete principales embarcaderos del lugar, característico por sus “trajineras” tan coloridas, ya que de acuerdo con el guía de turistas David, el turismo ha caído aproximadamente un 50%.

Antes del incidente, de lunes a domingo, salían alrededor de 500 canoas de todos los embarcaderos y ahora solamente trabajan alrededor de 250.

En el canal principal y cercano al centro de Xochimilco, hay siete embarcaderos llamados: Belén, El Salitre, Belén de las Flores, San Cristóbal, Caltongo, Nativitas y Zacapa. La del joven fallecido partió de El Salitre.

El guía, certificado por la alcaldía de Xochimilco, comentó que a raíz de la muerte del joven y por las medidas de seguridad que se implementaron, la gente dejó de asistir a este sitio, reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En medio del famoso ruido de los mariachis y navegando por el canal, David dijo a Infobae México que los turistas no deberían dejar de visitar el lago, pues lo que pasó fue una imprudencia del joven por no seguir las normas que ya estaban establecidas desde antes y por las autoridades que no han estado muy al pendiente. Esta situación afecta totalmente y directamente a todos los empleados del lugar.

“Yo puedo asegurarle, como trabajador, que bajó bastante el turismo después del percance y como padre de familia y muchos compañeros que laboramos acá, creo que todos estamos siendo golpeados en nuestros bolsillos por la situación, ya que las autoridades perciben sus salarios y a ellos qué les interesa, y hablan todo bien y bonito, pero sí nos están dañando mucho, lamentablemente”, recalcó.

José Manuel o “El Chema”, como le decían sus amigos, falleció a los 19 años de edad en Xochimilco, tras intentar pasar de una canoa a otra, pues con el movimiento cayó a las aguas de ese sitio.

Luego de ese lamentable suceso, la alcaldía decidió establecer nuevamente las medidas de seguridad que se deben de tener en cuenta si se quiere dar un paseo en las también llamadas góndolas.