Turistas extranjeras toman un masaje de relajamiento en playa La Gamba, del puerto de Acapulco, ante un día bastante caluroso. Foto. Javier Verdín