Ankara.- Turquía despidió a otros 543 jueces y fiscales por sus supuestos vínculos con el clérigo opositor Fetullah Gülen, con lo que suman tres mil 390 los destituidos desde el fallido golpe de Estado, mientras el Ejército expulsó a 820 militares.

El Consejo Superior de Jueces y Fiscales de Turquía (HSYK), controlado por el gobierno, precisó este jueves que los jueces y fiscales fueron despedidos conforme al decreto presidencial dentro de los términos del actual estado de emergencia impuesto en el país tras la asonada militar.

El pasado 24 de agosto, Turquía despidió a dos mil 847 jueces y fiscales, también sospechosos de estar relacionados con el movimiento de predicador Gülen, el marco de la purga que lleva a cabo el gobierno a raíz del intento de golpe de Estado del pasado 15 de julio.

Además de estos despidos, el Ministerio de Defensa de Turquía expulsó a 820 militares, de los cuales 648 ya se encuentran bajo arresto por presuntos nexos con la red de Gülen, a quien Ankara acusa de la intentona golpista, reportó la agencia local de noticias Anadolu.

“Cuanto más se limpien de traidores las fuerzas de combate, con más fuerza podrán continuar su servicio a la nación”, dijo el ministerio.

El miércoles pasado, la Fiscalía de Estambul ordenó la detención de 35 periodistas y columnistas de diversos medios por apoyar la red de la cofradía del clérigo Gülen por medio de su trabajo y a través de redes sociales.

Las acusaciones se basan en la investigación del “brazo mediático” de lo que la Fiscalía denomina “Organización Terrorista de Fethullah-Estructura de Estado Paralelo” (FETÖ-PDY) y la presunta propaganda que habrían hecho dichos periodistas a favor de este grupo.

En la actualidad 107 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación se encuentran en prisión en Turquía, además casi 100 emisoras de radio, canales de televisión, diarios, revistas y agencias de noticias han sido cerradas desde la asonada militar.

Desde el fallido golpe de Estado, unas 35 mil personas fueron detenidas para ser interrogadas, de las cuales más de 17 mil se encuentran arrestadas a la espera de juicio, mientras unos 80 mil empleados públicos fueron despedidos o suspendidos de sus cargos.

Los detenidos son acusados de tener vínculos con Gülen, exiliado en Estados Unidos desde 1999 y acusado de llevar a cabo una larga campaña para derrocar el gobierno turco a través de sus seguidores, particularmente del Ejército, la Policía y el poder Judicial.

El gobierno turco culpa al predicador Gülen y a sus seguidores de estar detrás de la intentona golpista, en la cual murieron al menos 283 personas y más de mil 400 resultaron heridas.

Notimex