México.-La Unión Europea rechazó con firmeza la decisión del presidente Donald Trump, de suspender los vuelos de 26 países europeos a Estados Unidos como medida preventiva ante la propagación del coronavirus, llamado como Covid-19.

En un breve comunicado firmado por la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el bloque “desaprueba el hecho de que la decisión de Estados Unidos de imponer una prohibición de viaje fue tomada de forma unilateral y sin consultas”.

"El coronavirus es una crisis global, no limitada a ningún continente, y requiere cooperación y no acciones unilaterales", subrayan los máximos funcionarios comunitarios.

En su decreto, Trump argumentó que la “Unión Europea no tomó las mismas precauciones (que Estados Unidos) y no restringió los viajes desde China y otros focos”.

Bruselas respondió a dichas afirmaciones, insistiendo en que “la UE está implementando fuertes acciones para limitar la expansión del virus”.

El castigo impuesto por Trump, se limita a los países miembros de la zona de libre circulación de personas, conocida como Schengen. No afecta a países como Irlanda, Bulgaria, Rumania y el Reino Unido, este último contabilizó la mañana del jueves 460 casos confirmados y ocho muertes.

El último informe del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades reporta 22 mil 105 casos en el Espacio Económico Europeo, de los cuales 12 mil 462 en Italia, seguido con Francia con dos mil 281, Espala con dos mil 140, Alemania con mil 567 y Dinamarca con 516.

La decisión de Trump ha provocado caos, desconcierto, incertidumbre y malestar entre los europeos, quienes en los últimos días han venido endureciendo sus medidas de contención, principalmente para aislar el brote mayor procedente de Italia.

Entre las acciones, se han emitido alertas de viajero para evitar las visitas innecesarias a Italia, como es el caso de Holanda, Bélgica y el Reino Unido.

En tanto que países como Malta y España han suspendido los vuelos directos a su vecino del Mediterráneo, al tiempo que Austria y Eslovenia han cerrado sus fronteras terrestres permitiendo solo el paso de personas que cuenten con certificado médico de salud.

A las personas que vuelven de zonas en riesgo o de focos rojos, se les invita a someterse voluntariamente a cuarentena por 14 días; el presidente del Parlamento Europeo, el italiano David Sassoli, puso el ejemplo despachando desde su domicilio en Bruselas y vía la web.

A nivel doméstico, también se han adoptado medidas extraordinarias más allá de Italia. Por ejemplo, Francia, Alemania y España los colegios de las entidades que han registrado casos de coronavirus permanecen cerrados; Bélgica prohíbe los eventos masivos bajo techo, mientras que en Holanda se aconseja en los supermercados a pagar con tarjeta y no con efectivo para evitar el contacto.