Ciudad de México.- Para dar una mejor motivación a sus clientes, el gimansio Maid Gym en Tokio, Japón, ofrece un servicio de instructoras que visten con uniformes muy coquetos de empleadas domésticas (sirvientas”.

En lugar de los típicos instructores altos y musculosos, este gimnasio ofrece un servicio de entrenadoras personales certificadas con esta singular vestimenta.

Los creadores de esta iniciativa consideran que este vestuario ayuda a crear un ambiente amigable y relajado en el gimnasio.

Las instructoras lucen increíblemente sexis, lo que connota un ambiente más allá de amigable, relajante y elegante.

La idea del Maid Gym fue compartida en la página web de crowdfunding y un mes después consiguió financiarse totalmente.

El costo por sesión en este lugar cuesta 7,500 yenes (más de 1,200 pesos), incluye 50 minutos de entrenamiento personalizado, una bebida deportiva y una bebida de proteína; pero lo que más llama la atención de los interesados, es la privacidad de la sesión, pues el gimnasio sólo permitirá a tres clientes entrenar con su respectiva sirvienta, al mismo tiempo.

Aunque para la cultura occidental resulta un poco extraño este modelo de negocio, lo cierto es que en Japón adoran todo lo que tenga que ver con chicas vestidas de sirvienta, pues no es el único lugar, también existen exitosos cafés y bares con chicas vestidas de sirvienta.