LA COLUMNA DE OLVERA

___________________________________________________________________________________________________________________

México.- El grito de la Independencia número 209 que esta vez encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, además de patriótico y democrático, resultó ser más bien un acto populista en todo el sentido de la palabra, donde lo mismo lo aceptaron “fifis” que “chairos”.

Un evento, nunca antes visto en la historia del México contemporáneo, sobre todo, porque al presidente en todas las latitudes del país y el extranjero lo recibieron como un verdadero “rock star” de la democracia y la inclusión.

Mientras que su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, lució sobria, entregada y elegante, con los diseños del mexicano Ángel Mussi, quien le obsequio los atuendos para la ceremonia del Grito de Independencia y del día siguiente para el desfile militar, donde por cierto, en el balcón presidencial de Palacio Nacional, lució muy conversadora con el secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda, quien acompañó a AMLO junto al secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval, y del secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Los atuendos de la “primera dama”, fueron diseñados exclusivamente para ella, pero esta vez no fueron gastos para las arcas públicas del Estado. Sin embargo, si se hubieran comprado, los costos no hubieran rebasado ni siquiera los 5 mil pesos, ya que según la página web del diseñador los precios de sus prendas oscilan desde los 300 y hasta los 5 mil pesos.

Cambiando de precios y cotizaciones, la que no la tiene nada fácil es la directora de la Agencia de Noticias del Estado Mexicano (Notimex), ya que según fuentes del núcleo del Partido MORENA, su actual directora Sanjuana Martínez, están por darle las gracias, ya que su papel ha “sido ineficiente y no es lo que esperan para conducir una agencia de noticias”, pero eso no es todo, lo que tiene molesto al jefe del Ejecutivo, es que como dicen; “está pateando el pesebre en donde come”.

Ojalá que el sustituto o sustituta de la señora Sanjuana, sea un verdadero profesional en la materia, donde la agencia se convierta en su propia generadora de recursos económicos, a través de trabajos periodísticos que valgan la pena y se puedan vender a otros medios, y así deje de ser de una vez por todas, un parásito para las arcas del Estado.

[caption id="attachment_370469" align="aligncenter" width="1054"]Sanjuana Martinez 1054x402 Sanjuana Martínez.[/caption]

No así, los miles de migrantes que han entrado a México, a través de sus fronteras del sur, ya que si el gobierno mexicano, les da espacio de desarrollo: educación, trabajo y salud, podría “ganar, ganar” como lo hace Estados Unidos, y para ejemplo un botón; ahí está Anthony Quinn, el migrante mexicano y mítico actor que ganó dos veces la estatuilla del Oscar y que conquistó Hollywood.

En tierras mexicanas, a los migrantes de otras latitudes que pretenden llegar a Estados Unidos vía México, no les daremos un Oscar, pero sí la oportunidad de vivir mejor que en la tierra que los vio nacer, pese que aquí también estamos luchando para dejar atrás la pobreza y el olvido que dejaron los gobiernos del neoliberalismo, sobre todo en el sureste mexicano.

Y para terminar y no dejar una más, en días recientes se informó que Gonzalo Gil White, quien es buscado por las autoridades mexicanas e hijo del exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, por la supuestos daños a inversionistas extranjeros por más de 750 millones de pesos en la compañía Oro Negro. Nos dicen que el señor Gil White se pasea como Juan por su casa en aeropuertos y vía terrestre entre Los Ángeles, California, San Diego y Nueva York, a fin de liquidar entre sus amigos empresarios, otra compañía que preside en Estados Unidos, llamada Opes Acquisition Corporation, la cual fundó el 24 de julio del 2017. Pregunta del día, hasta cuándo estos delincuentes de cuello blanco, pueden seguir haciendo de México un paraíso para delinquir.

Si desean mandar sus comentarios o hacer una pregunta a AMLO a través de mi conducto, escríbanme a [email protected]