Ciudad de México.- Los animales pueden ser los protagonistas de los momentos más divertidos, aterradores y hasta vandálicos, como la historia que leerás hoy.

En el puerto ruso de Petropávlovsk-Kamchatski, varias personas fueron testigos del robo más curioso, pues un león marino de Steller, subió al malecón y empezó a robar el pescado de una de las cajas.

El animal se comió el lenguado con el que, quizás, deberían cargar al barco refrigerado que se encontraba cerca del malecón.

Al parecer, el mamífero no tenía miedo de ser atrapado por las autoridades y se comió sin hacer caso de los presentes.

Y por todo lo que se aprecia que se comió, seguro que quedó más que satisfecho.