Bogotá, (Notimex).- El ilustrador gráfico francés Serge Bloch se inspiró en la principal plaza de mercado de esta capital, conocida como Paloquemao, para intervenir un mural en el recinto de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), que recibirá más de 500 mil visitantes.

Bloch forma parte de los personajes de la cultura de Francia, como país invitado de honor de la FILBo 2017, que fue inaugurada la víspera por el presidente colombiano Juan Manuel Santos en el Centro Internacional de Negocios (Corferias).

Este artista, ícono de la ilustración francesa, decidió visitar las instalaciones de la plaza de mercado Paloquemao para comprar algunos objetos artesanales de Colombia y usarlos en el mural que tenía previsto intervenir en la FILBo.

La plaza de mercado Paloquemao está ubicada en una zona céntrica al occidente de Bogotá, y es el principal lugar donde llegan los productos para la cesta alimentaria de todas las regiones del país.

“Salí muy temprano del hotel, creo que a las 07:00 de la mañana. Solo sabía que iba a Paloquemao, pero no tenía ninguna idea de lo que podría encontrar en el lugar”, comentó a Notimex Bloch, pocos minutos de terminar su obra de arte.

Emocionado por la experiencia dijo:

--- Cuando llegué me encontré en la entrada con montañas de flores. Entramos al mercado y vi toda la gente que trabaja en Paloquemao: artesanos, vendedores de frutas, verduras.

Bloch hizo una pausa con sus herramientas de trabajo en la mano y agregó:

--- Encontré cosas maravillosas que me hicieron recordar cuando era pequeño. En Paloquemao se puede comprar gallinas vivas. Es un lugar lleno de colores y olores, como el olor de la carne y las verduras.

Como país tropical está la opulencia de las frutas, la magia de las hierbas. Si el paraíso existe, se tiene que parecer a eso: Opulencia de flores, frutas y colores.

Con estas sensaciones y olores, Bloch se dirigió a la sede de la FILbo con sus objetos adquiridos en la plaza de mercado de “Paloquemao”, y empezó a poner sobre la pared las piezas y a partir de ese momento puso a volar su imaginación.

“Pongo los objetos con unas puntillas y los clavo de una manera aleatoria, para que los personajes nazcan a partir de ellos mismos”, explicó Bloch.

El mural lo bautizó como “Bar Parisino”, por estar a un lado de este bar que fue montado en el pabellón central de Corferias y donde Francia presentará toda su oferta en letras, cocina, música y artes plásticas, entre otras actividades culturales.

El artista francés lamentó que a Europa lleguen pocos trabajos de los ilustradores de América Latina, un arte que es vital para la formación de los niños y jóvenes en el mundo del arte y la lectura.

“Las ilustraciones introducen a los niños y jóvenes a la lectura, a aprender, a divertirse, al humor, a la belleza y lo más importante a la apertura de la vida”, concluyó Bloch.