Este hombre saltó con fuego por el Viejo Puente de Mostar, en Bosnia y Herzegovina, durante una competencia de buceo, una tradición que realizan desde hace casi cinco décadas.