El punto cubano, expresión poética y musical de los guajiros cubanos, fue declarado este miércoles Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, anunció la UNESCO en su cuenta oficial de Twitter.

El punto cubano o guajiro, como también se le conoce, nació entre los españoles asentados en el siglo XVII en los campos. Interpretado con instrumentos de cuerda, se enriqueció a lo largo de los años con otros ritmos nacidos en Cuba, como la guaracha y el son.

Todos los domingos a las 19 horas locales, los amantes de la música campesina cubana sintonizan el programa televisivo "Palmas y Cañas", que desde 1962 reproduce un divertido "Guateque" (fiesta), que tiene como base musical el punto cubano o punto guajiro (campesino).

Por su plató han pasado los mejores cultores de esa música, casi todos fallecidos ya, como Celina González, Ramón Veloz, Coralia Fernández, Inocente Iznaga o el dúo Los Compadres, formado por Lorenzo Hierrezuelo y Francisco Repilado, el célebre Compay Segundo.

El punto cubano nació entre los españoles asentados en el siglo XVII en los campos de Cuba que con instrumentos de cuerda cantaban a la vida campestre, la nostalgia, el amor, tomando la décima (composiciones de diez versos) y la cuarteta como base de su creación.

Pero la canción "guajira" se enriqueció con otros ritmos nacidos en la isla como la guaracha y el son, tomando de este último el estribillo.

La década de 1940-1950 es considerada "la Edad de Oro del Punto Cubano", que se popularizó en la isla gracias a la radio, la televisión y la industria discográfica.

Los instrumentos más usuales en su ejecución son el laúd, la guitarra, el tres, el contrabajo, clave, güiro y tambores.

Lo más atractivo del Guateque es la controversia, una especie de duelo cantado entre dos personas, que improvisan los textos (repentismo) y que generalmente termina con una reconciliación y un abrazo.

Los dos repentistas más famosos fueron Justo Vega e Idelfonso Alfonso, que por más de 30 años divirtieron a los televidentes de "Palmas y Cañas", con sus ingeniosas y ocurrentes controversias.