México.-La aparición de pequeños grupos criminales que se ostentan como integrantes de cárteles transnacionales y de otros que en algunos casos no pagan renta por usar nombres como el de La Unión Tepito, por ejemplo, ha desencadenado una serie de ajustes de cuentas entre los integrantes de dichas organizaciones contra quienes las autoridades identifican como imitadores o que sólo utilizan el nombre para intimidar a sus víctimas.

Con base en las declaraciones de familiares de al menos cinco víctimas distintas, que fueron asesinadas en las alcaldías Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Venustiano Carranza y Cuauhtémoc, sólo durante diciembre pasado, agentes de la procuraduría capitalina obtuvieron información que revela que los occisos no tenían nexos criminales, al tiempo que los deudos sí aceptaron que “empezaban a extorsionar por su cuenta”.

Así, los agentes de investigación determinaron que los occisos extorsionaban negocios pequeños a nombre, por ejemplo, del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa, La Familia Michoacana, La Unión Tepito, La Anti-Unión y recientemente como La Unión Tepito Nueva Generación; sin embargo, aparentemente no tenían una verdadera relación criminal con estas estructuras, lo que a la postre les costó la vida.

El primer caso, con el que las autoridades de investigación empezaron a establecer una sola línea de investigación, se registró en diciembre pasado en las inmediaciones de la alcaldía Gustavo A. Madero, cuando dos jóvenes fueron acribillados por sujetos desconocidos a bordo de una motocicleta; uno de ellos murió y su acompañante quedó mal herido, éste fue quien confesó lo sucedido a los familiares de su amigo y a las autoridades de investigación.