#Suave Patria

Unión Tepito y Anti Unión masacran el Centro Histórico de la CDMX

A pesar de las miles de cámaras de seguridad en las calles y el mayor número de policías la disputa no ha sido contenida por las autoridades.

Por Redacción, 2018-09-20 11:09

México.- En la Plaza Garibaldi, uno de los espacios más populares para los turistas que buscan música en vivo, el pasado viernes hombres vestidos con traje de mariachi abrieron fuego ante la vista de todos lo presentes.

Seis personas murieron por este ataque que ya es considerado como uno de los más graves de la escalada de violencia registrada en Ciudad de México en el último año.

Es una situación que tiene como protagonista a una banda de delincuentes: la Unión de Tepito.

La disputa entre dos facciones de esa organización, la más poderosa de la actualidad en la capital mexicana, ha generado niveles y formas de violencia no vistos en la ciudad.

La Plaza Garibaldi es una de las más populares para el turismo que busca escuchar música de mariachi y otros grupos folclóricos.

En junio pasado, restos de cuerpos desmembrados fueron esparcidos cerca de la unidad habitacional Tlatelolco, un crimen atribuido a la disputa en la Unión Tepito.

«Empezó la limpia mugrosos», decía un mensaje dirigido al grupo la Fuerza Anti Unión (FAU), una facción que se separó de la Unión Tepito y que está en guerra por el control de los negocios ilícitos del grupo.

«Es un conflicto que ha ido en escalada y creo que se trata de un conflicto que difícilmente podrá resolverse en el corto tiempo», dice Víctor Sánchez, especialista en seguridad pública.

En mayo, dos cadáveres fueron encontrados en contenedores de basura y en los últimos días de agosto 15 personas fueron asesinadas, en ambos casos presuntos miembros de ambas facciones.

La aparente tranquilidad de Ciudad de México, que se había mantenido ajena a la disputa entre carteles de la droga que hay en otras regiones del país, se ha resquebrajado en los últimos meses.

La Unión Tepito fue formada por los hermanos Francisco «Pancho Cayagua» y Armando «el Ostión» Hernández Gómez a finales de los 90.

Surgió en Tepito, uno de los barrios más antiguos de Ciudad de México, el cual ha sido considerado como un foco rojo durante décadas y centro de venta de mercancía de contrabando más grande de la urbe.

Por su peligrosidad, se le conoce como el «barrio bravo» de Tepito.

La Plaza Garibaldi se encuentra en el área de dominio de la Unión de Tepito, a unas cuadras del Palacio Nacional presidencial.

La banda de los Hernández con los años pasó de cometer secuestros y cobrar extorsiones a comercios -el llamado «cobro de piso»- a la venta de drogas, señala el investigador Víctor Sánchez.

«Entrar al negocio de la venta de droga le permite crecer como organización».

Y para eso se alió en distintos momentos con poderosos carteles, como el de Sinaloa, el de los hermanos Beltrán Leyva, y en la actualidad el poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación.

Al crecer como organización criminal, vino una disputa por el poder entre el líder fundador «Pancho Cayagua» y uno de sus cabecillas, Roberto Moyado «El Betito».

Este último se hizo del control de la organización cuando «Pancho Cayagua» estuvo en prisión entre 2016 y 2017.

Y el punto de quiebre entre dos facciones llegó cuando el fundador del grupo «Pancho Cayagua» fue asesinado en octubre del año pasado.

«Este tránsito entre el dominio de Hernández Gómez y su familia, y la toma de poder por parte de ‘El Betito’, genera que muchos líderes de la organización estén en desacuerdo. No se alinean a ‘El Betito'», explica Víctor Sánchez.

El asesinato de «Pancho Cayagua», atribuido a hombres de «El Betito», no solo fue un cisma en la Unión de Tepito, sino que también fue el principio de una oleada de violencia en Ciudad de México.

La escisión del grupo llevó a la formación de la Fuerza Anti Unión Tepito o FAU.

Los asesinatos de finales de agosto se dieron después de que «El Betito» fuera detenido, lo que elevó la disputa por el control de la Unión Tepito a un nuevo nivel como se vio en la Plaza Garibaldi.

El periodista Héctor de Mauleón, un investigador de estos grupos, señala que Garibaldi es un espacio muy disputado por ambos bandos.

«Debe ser una mina de oro, en términos de que el alcohol corre las 24 horas y la venta de drogas también. Hay cobro de piso a los comercios, a los ambulantes. Es un lugar que genera una cantidad importante de dinero», dijo en entrevista con Aristegui Noticias.

Jorge Flores, «El Tortas», se convirtió en la cabeza de la Fuerza Anti Unión y principal rival de «El Betito».

Él y sus subalternos eran el objetivo del ataque de hombres vestidos de mariachi en la plaza Garibaldi del viernes, indicó el jefe de la policía de Ciudad de México.

«Esto es derivado del mismo pleito. En este caso iban tras los (hombres) del sujeto que encabeza la Anti Unión, que sí estaba ahí cerca», dijo a la prensa el secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins.

Además de los asesinatos de este año, desde 2015 han ido en aumento las denuncias por extorsiones de dueños de restaurantes, bares y clubes nocturnos del centro de la ciudad, en los dominios de la Unión de Tepito.

Pero también en las zonas de moda muy concurridas por personas de ingresos medios y altos, como La Condesa y Polanco.

«Hay una serie de comerciantes o de grupos de restaurantes en centros nocturnos que ya pagan derecho de piso de manera recurrente».

Restaurantes en zonas fuera del área habitual de operación de la Unión Tepito han sido afectados por la violencia.

La ruptura en el grupo llevó a la disputa violenta por cerca de 2.000 puntos de venta de droga, según fuentes de inteligencia de la fiscalía local citadas por el diario El Universal.

«La Unión y la Anti Unión, nos están generando una gran violencia de lo que están haciendo, están rebasando límites donde la misma sociedad ya se ve afectada», reconoce el jefe de la policía, Raymundo Collins.

A pesar de que Ciudad de México tiene miles de cámaras de seguridad en las calles y el mayor número de policías por cada habitante del país, según cifras oficiales, la disputa por la Unión Tepito no ha sido contenida, dice Víctor Sánchez.

«Se trata de un proceso incipiente de violencia que vivieron ciudades como Tijuana o Acapulco», advierte.

«Pero lo preocupante es que se trata de una ciudad con muchísima más población, con un mayor impacto económico, y es el escaparate de México ante el mundo».

#Suave Patria

Morena y PRI, líderes en inasistencias en el Senado

Los legisladores del PRI tuvieron, por ejemplo, una media de 30 faltas por cabeza, seguido de los de Morena.

Por Redacción, 2019-05-19 14:30

México.- Los senadores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Verde Ecologista de México (PVEM) y Acción Nacional (PAN) fueron proporcionalmente los más faltistas del segundo periodo ordinario de votaciones de la LXIV Legislatura (2018-2024).

Entre el 1 de febrero y el 30 de abril de 2019 hubo, en promedio, una sesión de votación cada cuatro días. Y en promedio, uno de cada seis senadores no se presentó a votar. Los legisladores del PRI tuvieron, por ejemplo, una media de 30 faltas por cabeza, seguido de los de Morena, PVEM y PAN, cuyos legisladores tuvieron 20 ausencias en promedio por cabeza.

Inclusive los 10 senadores más faltistas (siete morenistas, dos priistas y un panista) provinieron de alguno de estos partidos. Entre ellos destacan Jesús Lucía Trasviña Waldenrath (85 inasistencias en 126 sesiones), Carlos Humberto Aceves del Olmo (84) e Ifigenia Martínez Hernández (76).

Pese a que el 60 por ciento de los senadores faltó por lo menos a uno de los 23 días de sesión ordinaria con votación, y a pesar de que sólo tres legisladores –el petista con licencia indefinida desde mayo, Alejandro González Yáñez, así como los morenistas Martí Batres Guadarrama y Mónica Fernández Balboa– no faltaron una sola vez a votar, las inasistencias no implicaron necesariamente que los funcionarios públicos dejaran de laborar o faltaran a sus responsabilidades como legisladores.

#Suave Patria

PAN denuncia a Bienestar ante Fepade e INE por favorecer a Morena

Desde el gobierno federal se busca crear una red clientelar con fines electorales a través de la entrega de apoyos sociales, acusa Acción Nacional.

Por Redacción, 2019-05-19 13:58

México.- El dirigente nacional del Partido Acción Nacional, Marko Cortés, interpuso una queja ante el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) contra funcionarios de la Secretaría de Bienestar por favorecer a los candidatos de Morena.

“Acción Nacional presentó una queja ante el INE y una denuncia en la Fepade contra los funcionarios de la Secretaría de Bienestar y quienes resulten responsables de posibles delitos electorales, a fin de que se detengan y sean castigados”; expuso Cortés en un comunicado.

El panista aseveró que desde el gobierno federal se busca crear una red clientelar con fines electorales a través de la entrega de apoyos sociales.

“Vemos con mucha preocupación que, en lugar de buscar reactivar la economía, disminuir la violencia y brindar seguridad a los mexicanos, el presidente de la República y su gobierno estén más preocupados en apoyar a los candidatos de Morena repartiendo ilegalmente tarjetas para el bienestar entre la población de los seis estados donde habrá elecciones”, afirmó.

Cortés afirmó que el presidente López Obrador sigue en campaña entregando apoyos económicos a fin de ganar elecciones, en lugar de resolver los problemas que aquejan al país como la violencia y la incertidumbre económica.

#Suave Patria

Obrador llama a apresurar cambios, por si regresa la «mafia del poder»

El mandatario advirtió que si vuelve el vielo régimen le costará trabajo echar abajo lo conseguido en su administración.

Por Redacción, 2019-05-19 13:27

México.- En comunidades donde durante años fue fuerte la influencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió el regreso de «la mafia del poder» y, por eso, afirmó que tiene prisa en echar a andar los programas, ya que en 2024 terminará su misión.

Al realizar un recorrido por la zona indígena Ejido Nuevo Francisco León, que pertenece al municipio de Ocosingo para revisar el programa Sembrando Vida de árboles frutales y maderables, el jefe del Ejecutivo pidió a los pobladores no dejar pasar la oportunidad de hacer un cambio porque no se reelegirá y tampoco aspira a ser un dictador o un cacique.

Pero afirmó que si «la mafia del poder» regresa al gobierno, le costará trabajo echar abajo lo conseguido en su administración.

«Por eso tengo prisa para que avancemos lo más que se pueda, que no se las pongamos fácil a los de la mafia del poder, que si ellos vuelven otra vez, que les cueste trabajo echar para atrás lo que se ha avanzado.

«Pero ya nada más es este tiempo y puede que el pueblo, que es el que manda, decida que continúe la misma política, pero puede también cambiar; entonces, no dejemos pasar esta oportunidad, que se aproveche, que realmente se cultive la tierra», expresó.