Empresarios y comerciantes de la Ciudad de México exhortaron al Senado aprobar a la brevedad la legislación que regula las marchas y manifestaciones, ello ante la evidente pasividad del gobierno capitalino y la ALDF.

El presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, Gerardo López Becerra destacó que las movilizaciones, bloqueos y protestas en la capital provocan en promedio cinco millones de horas trabajo-hombre al año y las mermas económicas son millonarias.

En entrevista en el marco del “Diálogo nuevas tecnologías y movilidad: Aplicación y regulación en ciudades y zonas metropolitanas”, realizado en el Senado, dijo que el plantón de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en el Monumento a la Revolución y las marchas que han realizado en los últimos dos años, provocaron pérdidas por dos mil 300 millones de pesos.

“Todo este fenómeno de protestas y cierre de vialidades en la Ciudad de México durante ya casi dos años, ha generado pérdidas estimadas por los dos mil 300 millones de pesos en los diversos puntos de la Ciudad de México", dijo el líder empresarial.

"En las últimas semanas con las protestas de la CNTE, básicamente a partir del 7 de junio a días pasados, se estimaron pérdidas por alrededor de los 300 millones de pesos. Cinco millones de horas de trabajo-hombre perdidas por el tema de las protestas, creo que tienen que ser consideradas por los legisladores”, apuntó.

López Becerra indicó que el año pasado se contabilizaron nueve mil 111 protestas y manifestaciones en el Distrito Federal, es decir, un promedio de 24 diarias, situación que ha llevado al cierre de negocios y los que aún no han adoptado esta medida, podrían hacerlo próximamente, como los que se encuentran en los alrededores del Monumento a la Revolución.

Ante ello se pronunció porque la disidencia magisterial y otros grupos inconformes tengan el derecho a la libertad de expresión, pero no a cerrar vialidades, porque esto es lo que más afecta a la actividad social y económica, así como la pérdida de empleos.