México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), restó credibilidad a las encuestas publicadas la semana pasada donde se dice que bajó entre 8 y 10 puntos de aceptación.

“La gente nos está apoyando, porque luego aparecen encuestas cuchareadas  de Reforma, El Universal y El Financiero".

También señaló que "aceptando sin conceder, mínimo mi promedio de aceptación es del 60 por ciento de los ciudadanos y ¿cuánto significa eso?, 55 millones de personas me aprueban".

Todavía aguantamos

Preguntó: ¿cuántas personas votaron por mí?: 30 millones. Entonces vamos de gane, todavía aguantamos".

Por otra parte, también instó a los legisladores de oposición a que "si tanto les urge que me vaya del gobierno, aprueben las reformas constitucionales para que ya me vaya".

En su conferencia mañanera y luego de que el día de la marcha 8M se presentaran actos de violencia y exclamaciones de una jovencita para derrocar a su gobierno, se le preguntó al presidente si no temía un golpe de Estado o si su gobierno detendría a los grupos que se infiltraron a la marcha para realizar actos de violencia.

AMLO dijo que son otras las condiciones, que "no hay necesidad de utilizar la violencia" y cuestionó: "¿por qué un golpe de Estado?, los veo desesperados pero no hay necesidad de utilizar la violencia, si habrá revocación de mandato".

Dijo que propuso la revocación del mandato para este año o cuando mucho para el próximo, pero los legisladores conservadores lo impidieron, pero si les urge mucho, mucho, esa sería una buena campaña.

Por eso pidió a los legisladores que ya aprueben las reformas constitucionales que permitiría realizar este año la revocación de mandato.

Incluso, dio a entender que la oposición podría elegir cualquier domingo de diciembre para realizarla.