El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena informó que, a partir de hoy, 300 policías federales se incorporarán a la seguridad de la capital, divididos en tres polígonos de la ciudad donde se registra la mayor incidencia delictiva.

Con la incorporación de los agentes federales se busca tener una mejor coordinación, “cerrar las pinzas” y hacer frente a los grupos delictivos que operan en la ciudad, expuso Leyva Mena.

El alcalde fue consultado esta mañana, tras hacer entrega de juguetes a estudiantes de la escuela primaria 24 de Febrero, ubicada en la colonia Xocomulco, donde dijo que el día sábado sostuvo un encuentro privado en sus oficinas en el Ayuntamiento con Luis Enrique Cobian López, Coordinador de Reacción y Alerta Inmediata (CRAI) de la Policía Federal.

Ahí acordaron que, a partir de este lunes, se incorporarían 300 miembros de la Policía Federal a la vigilancia de la capital, mismos que se suman a los 115 policías municipales.

El reforzamiento de la seguridad en la capital se da tras las balaceras entre criminales y policías el viernes por la noche, en al menos tres colonias de la periferia, que generaron pánico entre los vecinos.

Los federales estarán divididos en tres polígonos de la ciudad donde se registra el mayor índice delictivos, entre los que se encuentra la colonia Galeana, al norte de la ciudad; “hay que tener mucho cuidado” en esa zona, advirtió el alcalde.

Leyva Mena, reconoció que la violencia no sólo se combate con policías, sino con oportunidades de trabajo “tenemos que ver la seguridad pública desde una visión policíaca, pero también más humana, en temas de cultura y deporte”.