Guerrero.- Grupos provida y feministas acudieron al Congreso local donde se espera se presente la iniciativa de reforma al Código Penal para que mujeres víctimas de violación puedan abortar sin la autorización del Ministerio Público (MP).

Ambos grupos se concentraron en el área de galerías a la espera del inicio de la sesión. Las feministas colocaron pañuelos verdes, representativo de la lucha proaborto, mientras que los provida colocaron pañuelos color azul celeste y cartulinas “en favor de la vida”.

Los grupos provida convocaron a concentrarse en el Congreso en contra de la iniciativa que presentará Morena y que busca homologar el marco normativo local, con la Norma Oficial Mexicana 046 (NOM-046), que autoriza la interrupción del embarazo de una mujer, cuando haya sido víctima de una violación, sin necesidad de que exista autorización del MP.

Dicha iniciativa sería presentada el martes, pero fue retirada porque algunos diputados de la bancada morenista señalaron que no la conocían, el tema fue abordado en la plenaria de ayer y se espera que este jueves sea presentada.

Desde el año pasado, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) recomendó al gobierno de Guerrero eliminar la autorización del MP para abortar en caso de violación, tras admitir una segunda solicitud de alerta por violencia de género por agravio comparado.

Despojarse de creencias religiosas: feministas

Grupos feministas se pronunciaron a favor de la homologación del Artículo 159 del Código Penal del Estado de Guerrero a la NOM-046 para la Atención de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual.

En un comunicado, se pide a los diputados locales “se despojen de intereses personales y creencias religiosas, a que acaten los tratados internacionales vinculantes en la materia y a que, pronunciándose contundentemente, cumplan su función de legislar a favor de los derechos humanos de las mujeres votando a favor” dicha reforma.

Con la reforma, estarían garantizando, en el marco de su obligación, proteger, promover y respetar los derechos humanos, acciones institucionales para el pleno ejercicio de los derechos a la salud sexual y a la salud reproductiva de las mujeres, lo cual evitaría la revictimización en los servicios de salud.