#Orbis

Venecia no quiere cruceros que generan millonarias ganancias

«El objetivo es proteger el medio ambiente, el turismo y el empleo en Venecia, creo que encontraremos una solución», explica el ministro de Transportes e Infraestructuras de Italia.

Por Redacción, 2019-06-08 14:26

EFE.- La industria de los cruceros en Venecia genera más de 400 millones de euros anuales para Italia, un negocio muy fructífero pero también muy polémico, pues los vecinos de esta joya del Mediterráneo luchan desde hace años para que el gobierno aleje a estos gigantes que contaminan y afean el paisaje.

El debate sobre estos enormes rascacielos marítimos en Venecia no es nuevo, pero ha cobrado fuerza en los últimos días después de que un crucero de la compañía MSC, de 65 mil toneladas, chocara contra un barco turístico en el Canal de la Giudecca, dejando cuatro heridos leves.

Desde hace casi veinte años, Venecia espera una solución definitiva para los grandes barcos que satisfaga a la industria, a la economía, al turismo, al empleo y al medio ambiente, y el actual Gobierno italiano, del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga, está trabajando en ello.

«El objetivo es proteger el medio ambiente, el turismo y el empleo en Venecia, creo que encontraremos una solución», explica el ministro de Transportes e Infraestructuras de Italia y miembro del M5S, Danilo Toninelli.

Venecia es el segundo puerto más grande de Italia, después de Civitavecchia.

El impacto económico que genera la industria de cruceros en el país es de 410 millones de euros (unos 464,9 millones de dólares, al cambio actual) anuales y más de 4.000 empleos permanentes, según un estudio encargado en 2018 por la división italiana de la Asociación Internacional de compañías de cruceros (Clia) a la empresa Risposte Turismo.

Este análisis certifica que la industria de los cruceros representa cerca del 3 % del producto interior bruto (PIB) de la economía veneciana.

El director de Clia en Italia, Francesco Galietti, subraya en declaraciones que la importancia de Venecia reside en que es un puerto base, desde el que inician o concluyen estos viajes turísticos.

«La mayor parte de los turistas duermen un día en Venecia, antes o después del crucero, y aportan riqueza al territorio. (…) Se calcula que el gasto medio per cápita es de unos 180 euros», señala, antes de indicar que si los cruceros son alejados, «se cancelarían muchos viajes en el Adriático».

Apunta, además, a que los cruceros no contaminan tanto pues, según la agencia Arpav para el Medio Ambiente en la región del Veneto, solo generan el 8 % de las emisiones totales durante el verano y el 2 % en invierno.

Organizaciones y asociaciones de Venecia, como el comité No Grandi Navi (No a los grandes barcos), protestan desde hace años para que estos cruceros no se acerquen a los canales venecianos porque argumentan que contaminan el medioambiente y destruyen la belleza del paisaje.

Este sábado han organizado una manifestación para pedir al Ejecutivo italiano una solución urgente y duradera, y a ella han acudido centenares de personas, portando banderas y pancartas con lemas como «fuera los cruceros».

Stefano Micheletti, activista de este comité, reflexiona en declaraciones telefónicas con esta agencia que Italia debe analizar «qué tipo de turismo fomenta», al permitir que estos cruceros ensucien el aire «con sus carburantes y sus motores siempre encendidos».

«Queremos que estos barcos atraquen fuera de la laguna», subraya.

Actualmente, los cruceros de menos de 96.000 toneladas llegan a Venecia desde la parte oriental del Mediterráneo, entran a la laguna veneciana por el puerto del Lido y navegan por el Canal de la Giudecca hasta la Estación Marítima, situada al oeste de la ciudad.

Las embarcaciones de más de 96.000 toneladas permanecen atracadas en el puerto de Marghera, situada a varios kilómetros al oeste del puerto marítimo.

Estas asociaciones piden al Gobierno italiano y a las autoridades locales que se construya un puerto fuera de la laguna, y proponen la zona de San Niccolò, en el Lido, para que los turistas sean llevados a Venecia en ferris.

Esta hipótesis no convence a las autoridades locales ni a la industria de cruceros, que plantean que estos barcos sigan llegando a la Estación Marítima de Venecia, aunque por una vía alternativa a la actual: a través del Canal Vittorio Emmanuele III, sin pasar por el centro histórico.

Las asociaciones contra los cruceros quieren dejarlos fuera de la laguna, mientras que la industria crucerística acepta alejarse del centro, pero permanecer en la laguna.

Su plan es que los barcos lleguen a Venecia desde la parte oriental del Mediterráneo, no por el Lido como hasta ahora, sino por el puerto de Malamocco, situado unos kilómetros al sur.

Desde este puerto, entrarían a la laguna y se dirigirían hacia el noroeste para atravesar el canal Petroli, que separa la Isola delle Tresse y Marghera, y después virar por el Canal Vittorio Emmanuele III hacia la Estación Marítima de Venecia.

El alcalde Luigi Brugnaro cree que construir un puerto en el Lido no será algo rápido y teme que la solución se alargue en el tiempo, sin embargo el Canal Vittorio Emmanuele III sería una buena opción, porque ya existe y solo habría que adaptarlo a los barcos, cavando para conseguir una profundidad de unos 10,5 metros.

La obra necesitaría de unos 19 meses y el coste sería de unos 120 millones de euros, entre las labores de excavación, eliminación de sedimentos y servicios subterráneos.

El director de la Asociación veneciana de hoteleros, Claudio Scarpa, sostiene que este proyecto «es concreto y realizable» y consentiría a los cruceros seguir llegando a Venecia sin atravesar su centro histórico.

«Este sector es fundamental para Venecia. No podemos dejarlos fuera de la laguna porque perderíamos mucho económicamente. Tienen que estar dentro de la laguna, pero fuera del centro histórico», justifica.

El ministro de Transportes italiano, Danilo Toninelli, trabaja con el ministro de Medio Ambiente, Sergio Costa, para elaborar un plan que dé una solución definitiva a este problema y que contente a todos los sujetos involucrados.

El debate sobre qué hacer con estos barcos existe desde hace unos veinte años, subraya el ministro italiano, pero se generalizó tras el hundimiento del Costa Concordia en enero de 2012 frente a las costas de la isla toscana del Giglio, que causó la muerte a 32 de los 4.229 pasajeros.

Desde entonces, tras siete años y cinco gobiernos en Italia, la única normativa aplicada en Venecia es la que limita la entrada al Canal de la Giudecca a los buques de más de 96.000 toneladas.

Además, desde 2013 existe la llamada bandera de Venecia II, un acuerdo voluntario por el que las compañías navieras que quieran se comprometen a operar con combustibles menos contaminantes desde que entran en la laguna y hasta que llegan a la Estación Marítima.

El ministro Toninelli asegura que su ministerio está estudiando las posibles alternativas y adelanta que visitará Venecia con equipo de técnicos para conversar con los sujetos afectados.

Por el momento, confiesa que el proyecto del Canal Vittorio Emmanuele III, que proponen las autoridades locales y las empresas de cruceros, carece de concreción y necesita un protocolo detallado de las labores de excavación.

Por otro lado, el del puerto del Lido es uno de los planes que el ministerio italiano y su equipo está estudiando por ser potencialmente realizable.

«Creo que pronto tendremos una solución», concluye Toninelli.

Venecia la espera.

#Orbis

Bachelet visita Venezuela; dialogará con gobierno y opositores

Bachelet mantendrá encuentros con víctimas de abusos y violaciones a los derechos humanos.

Por Redacción, 2019-06-19 17:21

México.- La alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, llegó hoy a Venezuela, a invitación del presidente Nicolás Maduro, para una visita de tres días, durante la cual se entrevistará con representantes del gobierno, la oposición y la sociedad civil.

Durante su estancia en el país sudamericano, la comisionada de la ONU se reunirá, tanto con el mandatario venezolano, como con el líder de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, quien se autoproclamó como presidente encargado de Venezuela en enero pasado.

Bachelet dialogará también con varios ministros, altos funcionarios y el presidente del Tribunal Supremo, el fiscal general y el defensor del Pueblo, de acuerdo con el portal ONU Noticias.

La máxima responsable de Derechos Humanos de la ONU tiene previsto reunirse además con legisladores de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora; y con el presidente de la Asamblea Constituyente, entidad controlada por el oficialismo.

Bachelet mantendrá encuentros con víctimas de abusos y violaciones a los derechos humanos, y sus familiares, así como con representantes de la sociedad civil, organizaciones sindicales, líderes religiosos y autoridades universitarias.

Tras concluir su visita de tres días, el próximo 21 de junio, la funcionaria de la ONU tiene previsto realizar una declaración.

#Orbis

Turquía asegura que expresidente egipcio fue asesinado

El presidente Morsi, quien tenía 67 años, sufría diabetes, hipertensión y daño hepático, falleció el pasado 17 de junio.

Por Redacción, 2019-06-19 17:17

México.- Tras señalar que el expresidente egipcio Mohamed Morsi no murió de causa natural y fue asesinado, el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, se comprometió a llevar el caso ante la justicia internacional.

En el marco de un evento en Estambul, el mandatario señaló: «Turquía hará lo que sea necesario para procesar a Egipto (el régimen) en los tribunales internacionales” y exhortó a la Organización de Cooperación Islámica a tomar acciones sobre el particular, de acuerdo con información divulgada por Daily News.

Cabe recordar que en 2012 se llevó a cabo el primer proceso electoral para presidente, en el que Morsi se convirtió en el primero elegido por voto libre y en el quinto de la República. En 2013, se levantaron diversas protestas en su contra y luego fue derrocado por Abdel Fattah al-Sisi, quien estaba a cargo de la Defensa del país y es el actual presidente de Egipto.

Al ser encarcelado enfrentó seis cargos los cuales fueron: asesinato, espionaje para Catar, para Hamás y para Hezbolá, así como ofensas al Poder Judicial y relación con terrorismo.

Con su encarcelamiento la salud del exmandatario se deterioró, por lo que sus familiares y organizaciones locales e internacionales denunciaron el caso en múltiples ocasiones, pero las autoridades egipcias hicieron caso omiso.

El presidente Morsi, quien tenía 67 años, sufría diabetes, hipertensión y daño hepático, falleció el pasado 17 de junio cuando se encontraba en una sesión judicial en El Cairo, para enfrentar el cargo de espionaje para Hamás.

Al respecto, el portal de The Independent dio a conocer que en dicha audiencia Morsi se desplomó y permaneció en el suelo por más de 20 minutos sin que nadie le brindara auxilio.

En tanto, la oficina del fiscal general de Egipto aseguró que tras el incidente, el expresidente fue llevado al hospital, donde se declaró su muerte, por lo que descalificó la acusación de asesinato.

Sobre el hecho se pronunció el portavoz del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Rupert Colville, quien urgió a llevar a cabo una investigación minuciosa y transparente sobre el deceso de quien fuera líder de la Hermandad Musulmana.

#Clickeando

Trump lanza campaña en busca de reelegirse en 2020

Donald Trump afirmó que, ante negativa de recursos, el muro en la frontera será más barato. Además, dijo que México le está ayudando para contener a los migrantes. Y realizó una consulta para definir su lema de campaña: «Mantengamos grande a EU».

Por Redacción, 2019-06-19 10:34

México.-El presidente Donald Trump lanzó el martes en Florida su campaña para la reelección en las presidenciales de 2020, destacando que la economía es la “envidia” del mundo y acusando a sus rivales demócratas de querer “destruir” el país.

Tras una presentación de su esposa, Melania Trump, el presidente se subió al escenario del Amway Center de Orlando, en el centro de Florida, ante miles de seguidores que portaban gorras rojas y carteles con el eslogan “Make America great again”.

A pesar de que las primeras encuestas muestran que el magnate republicano es vulnerable, Trump buscará una reelección con el espaldarazo que recibe de una economía fuerte y de una leal base de seguidores de derecha.

Trump dijo a la multitud que, juntos, han formado “un gran movimiento político” que ha “intimidado al ‘establishment’ político corrupto”.

El empresario de 73 años elogió la salud de la economía estadounidense durante su gobierno.

“Nuestro país avanza, prospera y está en pleno crecimiento”, dijo a sus seguidores. “Nuestra economía es la envidia del mundo. Es quizás la mejor economía que hemos tenido en la historia de nuestro país”.

A sus opositores demócratas los acusó que buscar “destruir” Estados Unidos.

“Nuestros rivales radicales demócratas están llevados por el odio, el prejuicio y la rabia. Quieren destruir nuestro país tal como lo conocemos. No es aceptable”, afirmó.

El presidente también aprovechó para denunciar a los medios que según él publican “noticias falsas”, comentario que desató abucheos del público a la prensa.

Después de más de dos años en la Casa Blanca llenos de dramas y de intrigas, este empresario apuesta a que la economía pujante y su promesa de luchar por la olvidada clase trabajadora estadounidense persuadan al electorado de que merece un segundo mandato de cuatro años.

Pero ya hay más de 20 demócratas compitiendo por la nominación y la larga investigación sobre si había vínculos entre su equipo y Rusia, y su estilo divisivo y lacerante, han perjudicado su imagen de presidente poco convencional.

Varias encuestas muestran que Trump queda muy relegado si se enfrentara a Joe Biden, el favorito para hacerse con la nominación demócrata, que tiene como mensaje devolver a Estados Unidos a los tiempos menos agitados cuando Barack Obama dirigía el país y él era su vicepresidente.