Consumidores venezolanos exigen al gobierno la aplicación de medidas severas contra los “bachaqueros” (revendedores) que comercian con el hambre del pueblo ofreciendo con altísimos sobreprecios los alimentos subsidiados por el Estado.

“En más de una oportunidad se ha anunciado que se tomarán medidas contra los ‘bachaqueros’, pero nada se ha hecho y estos continúan estafando al pueblo impunemente”, precisó Ramón Ruiz, coordinador de la Liga de Consumidores del Estado Miranda (LCEM), contiguo a Caracas.

Ruiz, en diálogo con Notimex, señaló que estos comerciantes informales actúan libremente en las calles de Caracas ante la mirada indiferente de las autoridades, por lo que presume que una especie de complicidad apadrina a estos especuladores en el desempeño de su “oficio”.

“Los ‘bachaqueros’ disponen de todos los alimentos y productos de higiene personal y limpieza que el gobierno subsidia, pero los revenden hasta 20 veces por encima del precio establecido, valiéndose de la escasez y desabastecimiento que experimenta el país”, precisó.

El dirigente gremial manifestó que estos revendedores compran en los mercados oficiales y luego ofrecen los productos en diversas plazas públicas de Caracas, especialmente en el boulevard de Catia y Redoma de Petare, al oeste y noreste de la ciudad respectivamente.

“El presidente Nicolás Maduro ha manifestado estar en desacuerdo con esta actividad y hasta ha ofrecido cárcel para estos delincuentes, sin embargo, son palabras que se las lleva el viento, porque no se aplica ninguna sanción contra estos especuladores”, aseveró.

Ruiz refirió que dentro de las redes gubernamentales de distribución Mercal y Pdval se han detectado hechos de corrupción gigantescos, mediante la distracción de toneladas de alimentos que han ido a parar a restaurantes de lujo y comercializadoras de dudosa procedencia.

“Son redes organizadas, que saben cuándo va a llegar el producto, tienen contactos con los encargados de los canales oficiales de distribución, controlan las colas y proveen cédulas de identidad a sus empleados para que compren varias veces a la semana”, afirmó.

Ruiz destacó que el gobierno debe proceder a castigar y poner freno a quienes valiéndose de una penosa situación de escasez de alimentos en el país, decidieron hacerse millonarios mediante la usura, un delito previsto y sancionado en nuestro ordenamiento penal vigente.

“Tanto las colas, como el ‘bachaqueo’ son consecuencia de las erradas políticas económicas del gobierno y si este no actúa con la debida prontitud la informalidad se apoderará de la vida de los venezolanos, y eso, sin duda, afecta el desarrollo del país”, recalcó.

Notimex