El proceso de acercamiento diplomático entre Venezuela y Estados Unidos podría derivar en la normalización de sus relaciones, pero será un proceso complicado, advirtió hoy el internacionalista Sadio Garavini.

En entrevista con Notimex, Garavini sostuvo que el éxito del acercamiento dependerá de la voluntad de ambas partes, en especial del presidente venezolano Nicolás Maduro para hacer concesiones en materia de derechos humanos.

“En el caso de Venezuela, si hubiese voluntad política de ambas partes y Maduro se convenciera él y el directorio de hacer ciertas cosas en materia de derechos humanos para conseguir la normalización, sería más fácil", señaló.

Garavini recordó que Maduro gobierna en Venezuela junto a un “directorio” de personas vinculadas al oficialismo, encabezados por el presidente del Congreso unicameral, Diosdado Cabello, a quienes debe convencer sobre el acercamiento con Estados Unidos.

“Se sabe perfectamente que el que manda no es solo Maduro, y cuando se habla con Venezuela necesariamente se tiene que hablar con el otro hombre fuerte del directorio, que es Diosdado Cabello", según Garavini.

Al respecto, subrayó que por esta razón Cabello se reunió en las últimas semanas con el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon, con quien discutió las relaciones bilaterales.

Tras la reunión, Garavini recordó que en Venezuela se anunció una fecha para las elecciones parlamentarias de este año y se liberaron a varios estudiantes detenidos por protestar contra el gobierno, medidas demandadas por Washington.

Cabello, quien estaría siendo investigado en Estados Unidos por tener supuestos vínculos con el narcotráfico, también realizó una gira por Brasil y Cuba, donde se reunió con los presidentes Dilma Rousseff y Raúl Castro, de manera respectiva.

Garavini estimó que la gira internacional realizada por Cabello es una muestra de la preocupación que existe en el hemisferio por evitar que la crisis de escasez e inflación que vive Venezuela derive en una situación caótica.

“Estados Unidos tiene un interés, que es por cierto común a otros tres actores importantes, que son Brasil, la Santa Sede y Cuba, en que la situación venezolana no termine en un caos o una situación política y económica de gran precaridad", dijo el analista.

Garavini, doctor en Ciencias Políticas, subrayó que en el caso de que se reabran las embajadas, Caracas y Washington seguirán manteniendo relaciones difíciles debido al discurso "antiimperialista" de Maduro y su gobierno.

Notimex