Chilpancingo, Guerrero.- La venta de mujeres en la región de la Montaña para casarse sin su consentimiento, es una práctica por usos y costumbres, que viola los derechos humanos, reconoció el  director del Centro de Derechos Humanos, José María Morelos y Pavón (Centro Morelos), Manuel Olivares Hernández.

En entrevista el defensor de los derechos humanos dijo que dicha costumbre  no se puede regular, y se registra con mayor frecuencia en  zonas indígenas de la Montaña alta.

“Ya lo habíamos señalado de que hay una costumbre muy arraigada y no por ser parte de los usos y costumbres está bien, el problema es que esto no se va a terminar por decreto”, dijo.

“Es un problema que tiene que ser atendido con medidas preventivas, medidas de concientización para que la gente, principalmente de las comunidades indígenas comprenda que esta situación no es algo que sea acorde con los derechos humanos, puede ser usos y costumbre, pero va en contra de los derechos humanos”.

Hay varios lugares dijo, donde esta práctica aunque matizada o encubierta se da, “podríamos decir nosotros que es en la mayor parte de la región de la montaña alta principalmente en las zonas indígenas”.

Dijo que mientras en la Montaña se da una niña a cambio de dinero, en la sierra los miembros de la delincuencia organizada se las roban mediantes actos violentos.

La venta de las mujeres reconoció, no se puede regular, y se debe de trabajar mediante la concientización, pláticas, y concientizar que pese a que dicha práctica es por usos y costumbre, es contrario a los más elementales derechos humanos.

Por su parte la activista y presidenta de la asociación Guerrerense Contra la Violencia Hacía las Mujeres, Marina Reyna Aguilar, dijo que la venta de mujeres es un delito y se configura como trata de personas, aunque en las comunidades dicha práctica ha sido asumida como usos y costumbre, pero no existe un análisis ni cifras de los casos.

“Sabemos que son parte de los usos y costumbres, que no debemos permitirlo porque se están violentando los derechos humanos de las niñas y de las mujeres, pero no hay un estudio al respecto, no está documentado. La venta de mujeres es un delito, la venta es trata de personas”.