México.-Uno de los estados que más ha sufrido por la crisis de seguridad en el país es, indudablemente Veracruz. Para darse una idea de la situación, cifras oficiales señalan que en los últimos seis años se han localizado 343 fosas clandestinas, más que sus 212 municipios.

Los datos, proporcionados por Jorge Winckler, fiscal estatal, señalan que en las fosas se han encontrado hasta el momento 225 cuerpos, sin nombres y con huellas de tortura. De ese número, solo 111 cuerpos han logrado ser identificados por sus familiares.

En todos esos años, han surgido grupos como Solecito, que con el lema “Solamente ten fe”, se organizan en redes sociales para buscar a los desaparecidos. Desde creación de anuncios hasta excavar en las posibles ubicaciones de fosas clandestinas, buscan lograr lo que el gobierno no ha podido, descubrir qué le pasó a sus familiares.

Gracias a estos colectivos se logró destapar una de las fosas clandestinas más grandes del país, ubicada en Colinas de Santa Fe. Cercano a la ciudad de Veracruz, en el lugar se han encontrado 287 cráneos, de los cuales 15 han sido entregados a sus familiares.

El mes de marzo de 2017, autoridades federales y estatales encontraron también 47 cráneos, en esa ocasión en la zona de Arbolillo, en el municipio de Alvarado. Además de restos de ropa, en el lugar se encontraron 142 restos óseos, triturados para evitar su identificación. De ese cementerio clandestino se identificaron 15 víctimas más.

Las 343 fosas se hallan repartidas a lo largo de 44 municipios en un territorio de tamaño similar a Irlanda o Panamá. El municipio de Veracruz agrupa 173 fosas, mientras que otros, como Agua Dulce, Misantla, Tres Valles y Alvarado cuentan con 16 fosas cada uno.

El estado ha sufrido de altos índices delictivos desde el inicio de la ofensiva contra el narcotráfico, sin embargo, la situación se recrudeció desde diciembre de 2016, principalmente debido a la lucha entre los cárteles de Los Zetas y del Golfo, a los cuales se ha sumido el CJNG.

En 2017, Veracruz registró una tasa de 20.7 asesinatos por cada cien mil habitantes. Sin embargo, su peor registro fue en agosto de 2016, con 229 asesinatos, alcanzando una tasa de 32.8 por cada 100 mil habitantes.