Acapulco, Guerrero.- El exsecretario de Desarrollo Social del gobierno perredista de Acapulco, Víctor Aguirre Alcaide quiere ser candidato a alcalde apostándole al cinismo y la desmemoria.  Compartió y justificó la corrupción de su compañero de partido, Evodio Velázquez, mientras le convino, se retiró cuando se pelearon por los recursos que administra la secretaría que exigió como cuota, ahora quiere regresar pero por la puerta grande, ahora busca ser el jefe.

Este día Víctor Aguirre dio una conferencia de prensa, lo hizo para anunciar el supuesto apoyo de siete de las 11 corrientes internas del PRD, para ser el candidato de ese partido, pero sólo estuvieron los representantes de cuatro expresiones.

Entre las supuestas siete corrientes que le dieron su apoyo están: Alternativa Democrática Guerrerense, encabezada por el ahora senador Celestino Cesáreo Guzmán y Carlos Reyes Torres; Izquierda Democrática Nacional, representada por Porfirio Leyva Muñoz;  Izquierda Progresista representada por Alberto Catalán, secretario General del PRD, y  otra cosa que llamaron Vanguardia Guerrerense, cuatro de las siete que dijo. También lo acompañaron la diputada Lluvia Flores Sonduk, de la propia corriente de Aguirre, la aguirrista Luisa Fernanda Torralba que busca ser candidata a diputada local, el transportista Rogelio Hernández,  y la suplente de Armando Ríos Piter.

Responder a estrategia de Evodio

Desde las nueve de la mañana unos 200 habitantes de diferentes colonias populares de Acapulco, principalmente de las zonas marginadas, fueron acarreados hasta un pequeño salón del hotel Playa Suite donde Víctor Aguirre mostraría el músculo.

La conferencia fue planeada por Aguirre Alcaide para responder a una reunión partidista que, en horario de gobierno, organizó la noche del jueves el alcalde perredista Evodio Velázquez Aguirre, con ocho supuestos aspirantes a convertirse en candidato a la alcaldía, pero entre ellos no estuvo Víctor Aguirre.

Y es que Evodio busca operar la designación del candidato del PRD a sucederlo en la alcaldía. Para esto organizó una reunión a puerta cerrada en la Zona Dorada de Acapulco este jueves.  Allí estuvieron los que quieren ser postulados por la coalición “Por México al Frente”: el chapulinsote Ramón Almonte Borja, el síndico que apoya invasiones en la zona poniente del puerto, Ilich Augusto Lozano Herrera, el diputado federal que le gusta pasear en camello, David Jiménez Rumbo, al seudo empresario de seguridad, Joaquín Badillo, y el también seudo empresario, Alejandro Martínez Sidney.

Todos acordaron medirse en una encuesta indicativa y apoyar al que vaya arriba en esa medición, para garantizar la unidad y una candidatura competitiva, dijeron.

Víctor Agirre quedó fuera, por eso este día se inventó su acto de apoyo. En la conferencia de prensa dijo que en los próximos días comenzará a realizar un plan desarrollo con el apoyo del Colegio de Posgrados de Guerrero para investigar las condiciones y necesidades que tiene el puerto de Acapulco.