México, (Notimex).- El Día Mundial de la Vida Silvestre, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a celebrarse el próximo 3 de marzo, estará dedicado este año a la “Vida debajo del agua: para las personas y el planeta”.

En esta conmemoración que inició el 20 de diciembre del 2013, para hacer conciencia del valor de la fauna y flora silvestres, la ONU señaló que el océano contiene casi 200 mil especies identificadas, pero en realidad existen millones.

Asimismo, más de tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para su sustento.

La fauna marina ha sido el medio de vida para la civilización y el desarrollo durante milenios, ha suministrado alimentos y materiales para la artesanía y la construcción, además de enriquecer la vida de las personas, desde un punto de vista cultural, espiritual y de ocio, indicó el organismo en su página dedicada a esta celebración.

Alertó que la capacidad de la vida marina para seguir proporcionando a la humanidad todo esto se complica cada vez más, ya que nuestros océanos y las especies que viven en ellos se están viendo amenazados por diversos peligros.

Se refirió, principalmente, a la sobreexplotación, especialmente, la pesca no sostenible y otras prácticas de extracción de especies marinas, pero también a otras grandes amenazas como los efectos del cambio climático, la contaminación marina y la destrucción del hábitat.

Todo ello, expuso, tiene un fuerte impacto no solo bajo el mar, sino en las vidas y el sustento de quienes dependen de los servicios de los ecosistemas marinos, en particular de mujeres y hombres en las comunidades costeras.

Los animales salvajes y las plantas silvestres, además de su valor intrínseco, contribuyen a los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos del bienestar humano y el desarrollo sostenible.

La ONU detalló que el Día Mundial de la Vida Silvestre brinda la ocasión de celebrar la belleza y la variedad de la flora y la fauna salvajes, así como de crear conciencia acerca de la multitud de beneficios que la conservación de estas formas de vida tiene para la humanidad.

Además, hace un recordatorio de la necesidad urgente de combatir los delitos contra el medio ambiente y la disminución de especies causada por la actividad humana, que acarrean consecuencias negativas de gran alcance en el ámbito económico, medioambiental y social.

Mencionó que la pérdida del hábitat, el cambio climático y la caza furtiva, así como el tráfico de especies, forman parte de los desafíos más alarmantes que enfrentan las especies silvestres hoy en día.

La suerte de las especies silvestres del mundo estará muy pronto en las manos de la siguiente generación, estableció.

La necesidad apremiante de mejorar las medidas para garantizar la supervivencia de las especies silvestres en sus hábitats naturales debe impartirse de generación en generación, y la juventud debe tener la oportunidad de comunicar los objetivos de conservación a una sociedad más amplia, mencionó.

La ONU apuntó que previamente, el 3 de marzo fue designado como Día Mundial de la Vida Silvestre, en una resolución de la Conferencia de las Partes en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en colaboración con otros organismos de la ONU.

Con 183 Estados miembros, la CITES sigue siendo una de las herramientas más poderosas del mundo para la conservación de la biodiversidad, a través de la regulación del comercio de la fauna y la flora silvestres.