México.-Tres turistas mexicanos y una suiza resultaron heridos el miércoles en un ataque con arma blanca en las ruinas romanas de Gerasa, uno de los lugares más visitados de Jordania, informaron fuentes de los servicios de seguridad.

Una agencia local difundió un video en el que muestra a al menos tres personas heridas luego de que fueran apuñaladas en un lugar turístico del país árabe.

En las imágenes se ve a una mujer que está en el piso mientras otra persona le ayuda con su herida a un costado de su estómago.

“Es un puñal, trae una navaja” se escucha que dice otra mujer que pide ayuda para otro de los heridos.

El ataque dejó en total ocho heridos "de los cuales cuatro jordanos y cuatro turistas, tres mexicanos y una suiza" indicó el ministro de Salud jordano, Saad Jaber. El gobierno mexicano también confirmó la nacionalidad de los tres heridos.

"Una de las víctimas (mexicanas) está grave, otra está siendo intervenida", explicó el ministro de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, en un tuit.

"Cuatro sufren heridas de moderadas a graves, otros cuatro leves" amplió el ministro jordano a llegar al hospital de Jerash en compañía del embajador de México.

En el saldo hay que incluir "un guía turístico y un oficial de los servicios de seguridad", heridos cuando intentaban desarmar al autor del ataque, dijo a la AFP el portavoz de los servicios de seguridad, Amer Saraoui.

— وكالة شهاب (@ShehabAgency) November 6, 2019 El agresor fue detenido, y por el momento no se conocen sus motivaciones.

Zuheir Zreiqat, guía turística que presenció el ataque explicó a la AFP que ocurrió "después de mediodía, cuando un centenar de turistas extranjeros visitaban este sitio arqueológico en Jordania".

"Un hombre de unos 20 años, con barba, vestido de negro y con un cuchillo en la mano se acercó y empezó a apuñalar a los turistas", contó, explicando que los turistas comenzaron a gritar pidiendo ayuda.

"Cuatro guías y otros tres turistas extranjeros intervinimos para detener al agresor. Lo perseguimos hasta atraparlo y tumbarlo en el suelo para controlarlo", narró.

"Le quitamos el cuchillo y no dijo una palabra hasta que llegó la policía", añadió la guía.