México.-Julio César Chávez estuvo a punto de llegar a los golpes con un grupo de aficiondos al término de la pelea de Jaime Munguía, el pasado 11 de enero.

Chávez fue parte de los comentaristas de Box Azteca para el combate que se celebró en el Alamodome de San Antonio, Texas, sin embargo el exboxeador no la pasó nada bien al finalizar el combate.

En un video en redes sociales se aprecia a un grupo de aficionados que esperan al "César del boxeo" para burlarse e insultar a su hijo.

Chávez no se quedó de brazos cruzados y a la distancia, comenzó a defender a su hijo.

La seguridad del lugar tuvo que llevarse a Julio César Chávez, que desde lejos seguía encarando a los seguidores.