La socialité Kim Kardashian presumió el guardarropa de su hija North West, quien a sus cuatro años de edad tiene un armario lleno de prendas de marcas exclusivas y diseños hechos especialmente para ella.

Algunas de las piezas de alta costura, que suman millones de dólares, ya no son de la talla de la pequeña North, por lo que su madre ha tenido que guardarlas, quizá, para su próxima hermanita.

Entre las prendas que dejará de lucir la hija de Kanye West se encuentran una bomber jacket de lentejuelas de Balmain que dice en la parte de atrás Saint West, un abrigo de fur rosa y vestidos de Givenchy.