México.-La cámara de vigilancia de un restaurante en Ojai, Estados Unidos, registró el pasado 31 de octubre (la noche de Halloween) el momento en que una joven pareja de delincuentes ingresó a un local para cometer un robo.

Y a pesar de que parecían bien preparados (llevaban puestos gorros, máscaras y guantes, además de traer un bolso para transportar el botín) no todo salió según lo planeado.

En las imágenes se aprecia como una chica de entre 18 y 25 años (según la descripción policial) pendía del techo y acabó cayendo estrepitosamente sobre una mesa de metal, golpeándose con fuerza y quedando visiblemente adolorida.

En un descuido, se aferra incluso con una mano descubierta a la pata de la mesa, dejando sus huellas digitales. Su compañero, en tanto, pareció no apresurarse a ayudarla y continuó concentrado en el robo.

Ambos se dieron a la fuga por la puerta trasera del local, llevándose cientos de d´lares de la caja registrador y varias botellas de vino, detalla la Polícia del Condeado de Ventur plando al público para verificar a los malhechores.