Mientras la Guardia Nacional de Estados Unidos se instaló en Charlotte, Carolina del Norte, para evitar las protestas que sucedieron por tercera noche consecutiva en aquella ciudad, la esposa de Keith Lamont Scott -hombre afroestadounidense que falleció tras un disparo del policía local Brently Vinson, también de raza negra-, difundió un video con escenas previas y posteriores a que su marido fuera ultimado.

Hasta el momento, la Policía se negó a hacer públicas las imágenes tomadas por sus propias cámaras, que se supone muestran que el sujeto ultimado representaba una amenaza para los agentes. Sin embargo, en el video filmado con el teléfono inteligente de Rakeyia Scott, la esposa del afroestadounidense, y entregado por sus abogados a varios medios, se escucha que la mujer implorando: "No le disparen. No le disparen, no tiene arma. No tiene arma. No le disparen".

El clip que dura dos minutos y 16 segundos no muestra precisamente los disparos, pero captura los momentos que llevaron a ellos, cuando la esposa de Scott pedía a los oficiales que no tiraran. "Tiene una TBI, no les va a hacer nada muchachos", dice ella, aparentemente refiriéndose a una lesión cerebral (Traumatic brain injury, por sus siglas en inglés). Y es que el finado, de 43 años de edad, era minusválido y tenía problemas para hablar.

En el video se escucha a la policía gritar: "Tire el arma!, Tire el arma!", a lo que la mujer respondió: "No dejes que rompan el vidrio. Baja del auto". "Keith. No hagas eso. Keith baja del auto", insistió ella.

"Keith, no hagas eso", repite, un momento antes de que se escuche el sonido de cuatro rápidos disparos, momento en el cual el celular es desviado. Después se observa a Scott yacer boca abajo en el asfalto, rodeado de policías.

"¿Le dispararon, le dispararon?" gritó Rakeyia Scott. "¿Le dispararon? Mejor que no esté muerto, carajo". "Es todo lo que sé, mejor que no esté muerto, carajo", dice la mujer mientras muestra la imagen de su marido inerte en el suelo. "No me acerco a ustedes, los estoy filmando", le dijo la esposa a los agentes de la Policía.

"Estos son los oficiales de policía que le dispararon a mi esposo y mejor que esté vivo. Mejor que esté vivo, porque él no les hizo nada", señaló la mujer, cuya versión coincide que la familia de la víctima, que discrepan con la versión de la Policía de que Scott estaba armado con una pistola. Su familia dice que tenía un libro en la mano.

El video fue difundido luego de que una tercera noche de protestas estuvo relativamente en calma, al culminar la mañana del viernes el toque de queda nocturno decretado por el alcalde. La noche del jueves hubo protestas mayormente pacíficas en el distrito comercial de la ciudad, vigiladas de cerca por soldados de la Guardia Nacional.

Los manifestantes exigen que la policía difunda videos que esclarezcan lo sucedido. El jefe policíaco Kerr Putney dijo hoy que hay imágenes de por lo menos una cámara cargada por un policía, y una del tablero de uno de los vehículos policiales.

La familia de Scott, que fue invitada por la policía a ver el video el jueves, y salió exigiendo que el video sea difundido al público. Los manifestantes gritaban "¡Suelten el video!" y "¡Queremos el video!" el jueves por la noche.

La policía informó a través de un comunicado distribuido a medios locales este jueves, de que había fallecido Justin Carr, un joven de 26 años de edad, que estaba en estado crítico desde que la pasada noche recibió un disparo durante la segunda jornada de protestas, que acabaron con violencia y actos de pillaje.

Por el momento, no se ha identificado al autor del disparo que acabó con la vida de Carr. La versión oficial inicial era que el responsable era otro civil. El jefe de la policía local, reconoció que se estaban investigando alegaciones de que el autor fue un agente.

-Con información de agencias.