México.- Por la turbiedad que trae el río Grijalva, el Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) del municipio de Centro, optó por cerrar cuatro plantas potabilizadoras, lo que afecta a cerca de 350 mil habitantes de la ciudad de Villahermosa quienes se quedaron sin el vital liquido.

La decisión de cerrar el suministro de agua se tomó la mañana de este miércoles, luego de aumentar la turbiedad del afluente que viene desde el estado de Chiapas y que al pasar por Tabasco se convierte en la principal fuente de captación de las plantas, por lo que podría pasar hasta 24 horas para que se reactiven el servicio de manera normal.

El titular del SAS, Luis Contreras Delgado, explicó que las potabilizadoras se tienen que parar cuando el agua que viene del afluente que es el centro de captación rebasa las dos mil unidades de turbiedad y color  porque las plantas fueron diseñadas para tratar solo hasta esta cantidad.

El funcionario municipal, precisó que existen ocho pipas para distribuir el vital liquido a las colonias y comunidades afectadas, aclarando que se privilegiarán los hospitales. “Se van a parar todas las que están en el río Grijalva; ahorita Pueblo Nuevo se esta monitoreando, se avisa a la planta que sigue que es parrilla y se toma la alerta y se transfiere a Villahermosa, luego a Gaviotas y finalmente a Dos Montes”, indicó.

Contreras Delgado, detalló que las potabilizadoras cerradas son la de Pueblo Nuevo, Parrilla, Gaviotas y Villahermosa, por lo que la afectación sería en toda la ciudad capital.

Por su parte, el director de Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud, Sergio Jiménez Urgell, afirmó que los niveles de cloración del agua en la Planta Potabilizadora Villahermosa, están dentro de los parámetros que establece la norma, sin embargo se hizo la recomendación al SAS, para que hagan estudios a fin de determinar el nivel de los químicos que se agregan para clarificar el liquido, y determinar que no exista riesgo a la salud de las personas.