México.- De acuerdo con el juicio que se sigue en Nueva York a Keith Raniere, uno de los fundadores de Nxivm, secta que esclavizaba mujeres, las marcaba con un cautín ardiente y obligaba a tener relaciones sexuales con el acusado, se ha mencionado que siete mexicanos forman parte de la investigación.

Entre ellos están Ana Cristina Fox, hija del expresidente Vicente Fox; Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari; y Rosa Laura Junco, hija del principal directivo de la empresa de medios Grupo Reforma.

La investigación que realizó y publicó The New York Times reveló en su momento que “mexicanos pudientes”, como Emiliano Salinas, quien desaprobó las acciones de Raniere pero mantiene vínculos con el grupo y Rosa Laura Junco, forman parte de la agrupación que, entre otras actividades, victimizaba y esclavizaba a mujeres.

Además, Forbes también señaló a Cristina Fox, hija de Vicente Fox, como una de las involucradas en el negocio de Ranieres, que tuvo “promoción de boca en boca”.

Las otras mexicanas involucradas son: Loreta Garza, Daniela Padilla, Camila Fernández y Mónica Durán. Están además Lauren Salzman, quien fue amante del considerado gurú, y las actrices Allison Mack y Nicky Klein. Ellas, al igual que Junco, son señaladas como maestras del primer círculo de la organización Dominant Over Submissive (DOS) creado a fines de 2016.