Acapulco, Guerrero.- Autoridades policiacas registraron ocho asesinatos en Guerrero, hasta las nueve de la noche de este martes. Por los hechos violentos, también resultaron heridas tres personas.

Los homicidios fueron cometidos en Acapulco, Chilapa, Chilpancingo, Iguala y Zihuatanejo, cinco de los principales municipios del estado de Guerrero.

El primer hecho se reportó durante la madrugada en la colonia Cubadis de Chilapa de Álvarez, donde fue hallada una cabeza humana correspondiente al trabajador de una bodega, de 23 años de edad, Raymundo Temiguel Tolentino.

Después, en Iguala de la Independencia, sobre la calle Rubén Figueroa de la colonia Centro, armados ejecutaron por la mañana a Carlos Silva y Jerónimo Silva, padre e hijo de 50 y 23 años de edad, respectivamente. Junto a sus cadáveres, sus atacantes dejaron una cartulina con un supuesto mensaje de un grupo delictivo.

También durante la mañana, pero en Acapulco de Juárez, fue baleado un hombre de unos 30 años, en el sitio de taxis de una plaza comercial de la colonia Loma Bonita; gravemente herido, por disparos en la cabeza, la víctima fue llevada a un hospital.

Ya por la tarde, en el mismo puerto, se registró la persecución y asesinato de un joven – vestido con el uniforme de una preparatoria de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) – en la calle Brasil de la colonia Bocamar, cerca del bulevar Ruiz Cortines.

Horas después, en la calle 14 de Mayo de la colonia Primero de Mayo, hombres armados atacaron a balazos a una tortillería y una miscelánea contiguos; el hecho dejó al propietario de la tienda muerto, y a dos trabajadores del molino heridos.

En Chilpancingo, capital del estado, un hombre de más de 60 años murió en el hospital general tras haber sido atacado por sujetos que le prendieron fuego en las inmediaciones de la carretera hacia Amojileca, causándole graves quemaduras que finalmente le provocaron la muerte.

En el municipio de Zihuatanejo, en tanto, fueron asesinados en hechos distintos dos personas; la primera fue una mujer a quien hombres armados sacaron durante la madrugada de su domicilio – en la colonia Villa Hermosa del poblado de Las Pozas – para ejecutarla minutos después. La víctima se llamaba Ana Rosa Ávila, y tenía 29 años.

El otro fue un hombre de unos 35 años de edad cuyo cadáver fue hallado – con huellas de tortura – sobre la carretera Zihuatanejo-Lázaro Cárdenas; policías federales lo encontraron en la mañana.