El fiscal de Guerrero, Javier Olea Peláez afirmó que la violencia en la zona turística de Acapulco es de 0.05 por ciento porque sólo una persona fue asesinada en la playa y otra persona ‘antier’.

Dijo que esta violencia está ligada a que ‘hay muchos grupos’ delictivos que fundamentalmente están ‘extorsionando’ a los comerciantes y a los empresarios, y se pelean porque extorsionan a un determinado comerciante que entrega cierta cantidad de dinero y luego llega otro grupo delictivo a cobrar.

En el noticiero Atando Cabos que conduce Denise Mearker, dio a conocer que los afectados son ‘todo mundo’, entre los que citó a los empresarios molineros, los comerciantes de los mercados.

Adelantó que le expondrá esa situación al gobernador Héctor Astudillo Flores en el Grupo Coordinación Guerrero para que se lleven a cabo acciones contra esa situación, ‘si no hay respuesta positiva la Fiscalía va solita a entrarle’, afirmó.

Astudillo asumió en la ingobernabilidad, indica

A pregunta de la periodista de que la vida de las personas ha sido prácticamente destruida, aceptó la acotación e indicó que incluso el gobernador Héctor Astudillo Flores ‘hablaba de que desafortunadamente en Guerrero no había gobernabilidad’ cuando asumió la gubernatura, incluso que la ‘Fiscalía estaba colapsada’.

Zenén Nava ‘se peló’, dice

Detalló que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República detuvo a cinco integrantes del grupo Los Rojos, quien encabeza Zenén Nava Sánchez, apodado EL Chaparro, informó que todos son guerrerenses, unos de Chilpancingo, otros de Chilapa, y ‘alguno de Tlacotepec’, además que son personas jóvenes.

De la violencia cruenta que libra Los Rojos con Los Ardillos abundó que los primeros operan en Chilpancingo y Tlacotepec, y Chilapa por el ‘trasiego importante de amapola… ¡te imaginas la cantidad de dinero!, dijo Olea Peláez a la periodista para matizar el conflicto que se vive en ese municipio de la región Centro del estado de Guerrero.

Sin embargo apostilló que para la Fiscalía del Estado es prioridad las detenciones de los miembros de Los Ardillos y Los Tequileros.

Maerker le inquirió que grupos delictivos como el Cartel Nuevo Generación, Sinaloa, son estructuraras bien organizadas, con muchos tiempo en operación, y si en este caso Loas Rojos, Los Ardillos y otras agrupaciones eran importantes, respondió que ‘son pocos’, que ‘no son grupos amplios’.

Explicó que Los Ardillos, por ejemplo están integrados de 200 a 300 personas, al igual que Los Rojos; en el caso de El Tequilero dijo que son 80 o 90 gentes y los grupos en Acapulco son ‘grupos muy chicos, son pandillas’.