Chilpanicngo, Guerrero.- Las situaciones de violencia han rebasado al gobierno de Guerrero, dijo el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza desde la localidad de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo.

En entrevista, el líder eclesiástico manifestó que las armas de los delincuentes "muchas veces son igual o más poderosas que las del gobierno", por lo que han ocasionado escenarios como el de las familias desplazadas y el voluntario de la Cruz Roja asesinado.

Este lunes el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa asistió al auditorio municipal de la localidad de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo, en donde visitó a familias desplazadas por la violencia desde la semana pasada.

"Vemos como muchas veces la delincuencia tiene armas tan poderosas como las del Ejército o a veces más poderosas, y a veces podemos ver como las autoridades y las situaciones son rebasadas", dijo el obispo de Guerrero.

Durante su visita a Chichihualco, Salvador Rangel Mendoza dijo a los desplazados por la violencia que "no están solos" y adelantó que seguirá buscando a líderes del crimen organizado para buscar tregua en favor de los pueblos.

En este contexto reconoció que el anterior intento de tregua entre grupos criminales en la sierra fracasó "por intereses políticos", sin embargo continuará con sus trabajos de pacificación para Guerrero.