Guerrero.- En los últimos 3 años, Guerrero ha registrado el desplazamiento de personas en al menos 25 pueblos pertenecientes a los municipios de Heliodoro Castillo, San Miguel Totolapan, Chilapa, Coyuca de Catalán, Arcelia, y el más reciente, Apaxtla de Castrejón.

En 2015, las autoridades atribuyeron al grupo criminal "Los Tequileros", que opera en la región conocida como La Cañada, el desplazamiento de algunos pueblos como Las Mesas, Chaxcuita, Los Bancos, San Rafael, Santa María de las Flores, El Barroso, San Gregorio, Barranaca de Iguala, Los Pericos y El Potrero.

En el Valle Luz, perteneciente al municipio de San Miguel, se sumaron otras siete localidades desplazadas: El Querengue, Los Cajones, El Real Cuadrilla, El Machero, El Carrizal y Los Guajes.

En junio del año pasado, luego de un enfrentamiento entre el grupo criminal "Los Tequileros" y Federales de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) en la comunidad de La Gavia, un centenar de habitantes abandonaron sus viviendas.

En otros municipios como Chilapa y Zitlala, colectivos de derechos humanos como Siempre Vivos han documentado el desplazamiento de personas en los poblados de Ahuihuiyuco, Tepozcuautla y Tetitlán de la Lima y Tlaltempanapa, en Zitlala.

Entre el 3 de febrero y 10 de marzo del 2013, se registraron desplazamientos en el municipio de Coyuca de Catalán. En las comunidades de La Laguna y Puerto las Ollas, donde los habitantes abandonaron sus hogares.

También, se trasladaron a la capital, habitantes de Santa María del Sur, Pericotepec, Santo Tomás y La Cuadrilla del municipio de Arcelia.

El 24 de agosto, un enfrentamiento entre grupos antágonicos del crimen, provocó que habitantes de la comunidad de Pueblo Viejo, ubicada en la sierra de Heliodoro Castillo, abandonaran el poblado.

Desplazados-Guerrero

Desplazados-Guerrero

Según el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG) Roberto Álvarez Heredia, el registro actual indica que sólo la comunidad de San Felipe del Ocote, en Apaxtla, permanece desolada por situaciones de violencia.

Esa comunidad, localizada a 50 kilómetros de la cabecera municipal de Apaxtla, quedó deshabitada luego de un enfrentamiento entre policías comunitarios e integrantes de la Familia Michoacana.

De acuerdo a cifras oficiales, el incidente registrado el pasado 5 de enero, provocó que unos 600 pobladores huyeran del poblado por temor a enfrentamientos y se trasladaron en su mayoría a Apaxtla, cabecera municipal.