México.-Volkswagen ha anunciado el cierre “de forma inminente de la “mayoría” de las 77 fábricas que tiene en Europa por un periodo de entre “dos y tres semanas” debido a la pandemia del coronavirus. La medida ha sido anunciada por el presidente del grupo alemán, Herbert Diess, que argumentó el “claro deterioro” de las ventas y la “incertidumbre sobre los suministros”. Los cierres podrían producirse este mismo viernes.

“Habrá interrupciones de producción en la mayor parte de las fábricas de nuestras marcas”, ha dicho Diess en la presentación de resultados del grupo. “La crisis en Europa ya está aquí”, ha dicho.

La producción ya se ha detenido en las plantas españolas (Seat en Martorell y VW en Navarra), en Portugal, Bratislava y en los cetros de Lamborghini y Ducati. “La mayoría de las otras plantas alemanas y europeas comenzarán a prepararse para suspender producción, probablemente por dos semanas. Las marcas individuales comunicarán detalles de planes operativos lo antes posible”, ha enfatizado Diess.

En contraste, el presidente del primer grupo automovilístico mundial ha destacado la recuperación de China, donde el consorcio dispone de 22 factorías. Según Diess, ya se han reabierto todas, con la excepción de las situadas en Shangsha y Urumqi. Pero también ha admitido que en febrero sus ventas en China se han desplomado un 74%.

Diess ha expresado su preocupación por el impacto de la pandemia este año 2020. “El alcance y su duración son inciertos. Es casi imposible hacer un pronóstico fiable”, ha opinado.

Volkswagen sigue así el camino de otros grupos automovilísticos, como PSA y FCA que ya han cerrado en Europa por la pandemia.

Diess ha hecho estas declaraciones en la presentación de los resultados del 2019, un ejercicio en el que consorcio ganó 13.346 millones, un 12,8 más. La marca española Seat fue la que más aumentó su beneficio operativo, un 74,7%, hasta 445 millones de euros, con una cifra de negocio de 11.406 millones.

El consorcio alemán tuvo que asumir en 2019 un impacto extraordinario de 2.300 millones de euros por el escándalo del diésel (3.200 millones en 2018).