El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos dijo que quienes tengan diferencias con el alcalde, Evodio Velázquez deben buscarlo “directamente para hacer el diálogo pertinente con él”.

Ayer, en su conferencia dominical, el religioso fue interrogado sobre el audio que se difundió la semana pasada en la que se escucha al exalcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto organizar una reunión con miembros de su equipo para desprestigiar la imagen del actual presidente municipal y su administración a través de redes sociales.

“Creo que lo he dicho en varias ocasiones, los temas de las instituciones y de las personas es importante dialogarlo de manera institucional y sentarse en una mesa para resolver las diferencias que haya. Y quienes tengan diferencias con el presidente municipal actual, que lo busquen directamente para hacer el diálogo pertinente con él”, respondió.

Reiteró la necesidad de genera una “unidad y una sola estrategia común” a través de las instituciones, la sociedad y las organizaciones civiles.

A propósito de ello, destacó la propuesta de plataforma social que él como arzobispo ha promocionado, y que incluya tanto a instituciones gubernamentales como a organizaciones civiles, así como a representantes de comisiones de derechos humanos.

Atender a padres de los 43, la tarea encomendada del Papa

En otros temas, Garfias Merlos dijo que el Papa Francisco les dejó la tarea a todos los arzobispos de atender las demandas de todas las víctimas de la violencia y de los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Yo creo que estamos en la mejor manera de hacerlo como lo de ahora y como de otras situaciones de víctimas que sufren de la violencia”, dijo.

Entonces se le preguntó porqué si fue una recomendación del Papa no se ha hecho, a lo que respondió que ya se tenía programada una reunión que los padres de los 43 cancelaron.

“Nosotros dejamos programada una eucaristía con ellos, y nos la cancelaron y desde ese momento no hemos vuelto a dialogar,  y lo hemos buscado pero no hemos vuelto hablar”, dijo.

Dijo que espera que la estrategia de tener 100 soldados sobre la franja de arena de Acapulco ayude a disminuir el índice de hechos violentos recientes en las zonas turísticas.